1510727_1517915628481428_887625116908585773_n

¿Cuál es el papel de un nutricionista y por qué es tan importante?

Cuando uno se plantea adelgazar, lo más indicado es seguir una dieta saludable, cómoda y efectiva, que se adapte a las necesidades nutricionales de cada uno. Por este motivo, la base más importante antes de comenzar es contar con un profesional cualificado que nos oriente de forma correcta y nos ayude a alcanzar nuestras metas.

El papel del nutricionista es clave para ayudar a mejorar nuestro bienestar, analizar nuestro estado y diseñar una dieta equilibrada y personalizada que se ajuste a las necesidades. Todo ello, desde un exhaustivo estudio integral en el que se incluyan todos los aspectos.

familia

Relaciones igualitarias: ¿qué es fundamental para conseguirlo?

Ana Garbizu, Licenciada en Medicina y especialista en Psicoterapia, ha participado en el taller de relaciones igualitarias que se ha organizado en el marco del Foro para la Igualdad 2014 de Emakunde. El acto, organizado por La Asociación Terapia y Género, ha contado, además, con la presencia de la psicóloga Mari Ángeles Álvarez.

Durante su intervención, se ha centrado en el análisis de las competencias necesarias para mantener relaciones igualitarias en los diferentes ámbitos de la vida (familia, círculo de amigos, pareja, etc.). Según Garbizu, una de las bases alcanzar la igualdad es consolidar las competencias sobre los que se asienta la actuación y el contacto con las personas más cercanas de nuestro entorno. Entre ellos, la regulación emocional, el empoderamiento, así como la asertividad, valoración y mentalización, y su relación con la igualdad y la salud.

10734033_1507170576222600_8287264493536638857_n

¿Quieres luchar contra el envejecimiento?: 5 alimentos clave

Los alimentos y las bebidas que ingerimos nos ayudan a mantener nuestro organismo joven, si sabemos elegirlos de forma correcta. Una dieta sana, en la que primen frutas, verduras y pescados azules son una garantía de salud.

Se ha demostrado, eso sí, que existen cinco elementos imprescindibles que actúan como anti-inflamatorios naturales. Además de ayudar a mantener los resultados normales de insulina y azúcar en sangre.

¿Sabes cuáles son? Salmón, berros, limón, arándanos y melón. A continuación, te detallamos algunas de sus grandes propiedades que hacen que sean tan efectivos y saludables.

  1. El salmón salvaje:

 

Se considera que es la fuente de proteínas más sana que existe. ¿Por qué? Porque contiene el denominado DMAE (dimetilaminoetanol), un gran antioxidante que es, además, un potenciador cognitivo. Este pescado, rico en ácidos grasos Omega 3, mejora la memoria y ayuda a pensar con más claridad.

Asimismo mantiene la piel luminosa, reduce la apariencia de líneas de expresión y ayudan a que el cerebro funcione de manera óptima. El Omega 3 sirve para proteger la salud del corazón y está comprobado que actúa como antidepresivo natural.

 

¿Sabes por qué es rosáceo? Pues por la astaxantina, un gran carotenoide antioxidante con propiedades antiinflamatorias que mejora la elasticidad de la piel.

 

  1. Los arándanos:

Una dosis diaria de estos frutos, con grandes vitaminas, es el puede revertir el deterioro de la función motora del envejecimiento. Los fotoquímicos que contiene no sólo aceleran la comunicación neural, sino que previenen la muerte celular.

 

  1. Los berros:

 

Se enmarcan dentro de la familia de las crucíferas, que reducen el riesgo de cáncer. Su consumo diario hace que haya un importante descenso del daño del ADN del linfocito (células blancas de la sangre). Es el mejor anticancerígeno natural. Además son ricos en vitamina A y C, y una fuente de folato, calcio, hierro y vitamina E. También contienen una variedad de fitoquímicos., por lo que reducen el riesgo de enfermedades crónicas.

  1. Melón Cantaloupe:

Se trata de una gran fuente de Vitamina A (betacarotenos), esencial para el buen funcionamiento de la piel, ya que ayuda en el mantenimiento de los tejidos epiteliales que construyen la epidermis. Al contener grandes dosis de agua, es un hidratante básico para la piel. Cabe destacar también que la combinación de vitamina C estimula la fabricación de células de la piel y mejoran la formación de al tejido conectivo que da a la piel su elasticidad (colágeno).

  1. El limón:

Al tener bioflavonoides fortalecen los capilares, estabiliza el colágeno y mantiene la elastina. Pero además, es un gran antioxidante, que previene el cáncer, potenciando la actividad desintoxicante de las enzimas del hígado.

 

nutricion equilibrada

Nutrición Emotiva: Cómo influyen nuestros sentimientos en la alimentación

Nutrición emotiva, un concepto, en principio, novedoso, pero de gran importancia para nuestro bienestar global. Cuando hablamos de nutrición emotiva nos referimos al análisis de la relación existente entre de la alimentación y nuestros sentimientos.

Se trata de una conexión real que cada vez tiene más peso a la hora de establecer unas pautas saludables y unos hábitos de vida equilibrados. Un aspecto que los médicos nutricionistas tienen muy en cuenta en las dietas personalizadas y en la comprensión de los distintos trastornos alimenticios que ayudan a corregir y mejorar. Y es que el estado de animo es un fiel reflejo de los sentimientos que experimentamos en diferentes momentos de nuestra vida, unas emociones que influyen de forma muy directa en nuestra conducta alimentaria.

La nutrición emotiva se asienta en dos principios esenciales. Por una parte, que el humor y los cambios que experimentamos tienen una relación directa con nuestros hábitos alimentarios y viceversa. Es decir, que la alimentación también influye en nuestro estado de ánimo.

Por tanto, nuestro equilibrio emocional pesa mucho a la hora de llevar una vida sana, con una correcta alimentación que nos aporte bienestar y nos ayude a encontrarnos bien. Este equilibrio es el que favorece hábitos alimentarios saludables y enriquecedores.

A su vez, precisamente, llevar un equilibrio nutritivo previene los ritmos de alimentación disfuncionales y nos hace sentir mejor con nosotros mismos. Una persona que emocionalmente está centrada, posee una fuerza interior mayor para mantener unos hábitos nutricionales de máxima eficacia y hacer frente a imprevistos.

Desde el punto de vita de la alimentación, está corroborado que si realizados una selección inadecuada de alimentos, ésta repercute en nuestro estado emocional y humor.

De hecho, en muchas ocasiones, cuando los ritmos de alimentación disfuncionales son crónicos ocultan alteraciones del temperamento y reflejan tensiones emocionales que se encuentran sin resolver.

Sin embargo, si, con sin ayuda de un buen médico nutricionista y expertos en áreas como la psicología se consigue un ritmo de alimentación nutritiva adecuado, acorde a las necesidades personales de cada uno, se previenen los cambios de humor negativos y se favorecen las actitudes positivas. Por tanto, el equilibrio nutricional depende del equilibrio emocional.

De ahí que el objetivo que centra la nutrición emotiva sea conseguir una nutrición positiva para el cerebro y el sistema nervioso mediante alimentos inteligentes. Una vía directa al equilibrio emocional.

Nutrición emotiva es encontrar pautas positivas de alimentación que mantengan el equilibrio químico corporal y emocional. Se trata de establecer una serie de nutrientes que estimulen nuestro sistema y el organismo para que el cuerpo pueda evitar virus y afecciones y regular los propios sistemas neuroquímicos y neuroglandulares (hormonas, glándulas principales, neurotransmisores y sistema nervioso).

Un ritmo de alimentación equilibrado ayuda a la regeneración interna y hace posible que el cuerpo cada vez este más sano, con más fuerza y vitalidad. Además, otorga la posibilidad de prevenir los cambios de humor. Por tanto, no olvides que una buena alimentación te hará tener una vida más feliz y equilibrada.

¿Hay causas alimentarías que producen cambios de humor? Sí. Por ejemplo, cuando tenemos un bajo nivel de azúcar en la sangre

  1. Bajo nivel de azúcar en la sangre
  2. Aumento del ácido láctico (o síndrome de ansiedad producido por la leche)
  3. Disfunciones hepáticas
  4. Sistema inmunológico en peligro
  5. Intolerancia o alergia no identificada a algunos alimentos