camaraHiperbaricaOpen-848x4772

Oxigenación Hiperbárica: Qué es y qué beneficios reporta

Oxigenación Hiperbárica: cuando se respira oxígeno puro a una presión superior a la atmosférica, se consigue que aumente significativamente la presencia de este gas disuelto en el plasma.

De este modo, es posible que hagamos llegar oxígeno a zonas del cuerpo comprometidas, para volver a poner en marcha rutas metabólicas o mecanismos fisiológicos deprimidos al faltarles la oxigenación adecuada.

Entre sus principales efectos se destaca su capacidad de estimulación: Formación de nuevos vasos sanguíneos, Síntesis de colágeno y Generación de fibroblastos. También es importante resaltar la reactivación de la actividad oxígeno-dependiente de los glóbulos blancos: englobar y digerir microorganismos. Asimismo, impide el crecimiento de algunos gérmenes anaerobios, bloquea la producción de aflatoxina y disminuye el volumen de las burbujas gaseosas intravasculares y tisulares.

Tratamiento médico no invasivo

La Oxigenación Hiperbárica (OHB) es un tratamiento médico no invasivo que consiste en respirar oxígeno puro al 100%, en el interior de una cámara especialmente diseñada para generar un ambiente con una presión superior a la normal (hasta 3 atmósferas), que es equivalente a la que existe en el agua a una profundidad de 20 metros.

Con esta acción se consigue alcanzar en el cuerpo una presión parcial de oxígeno de 2000 a 2400 mm Hg, frente a los 90 que se consiguen normalmente respirando al aire libre.

En la práctica

La cámara es un habitáculo cilíndrico transparente de unos 90cm de diámetro, que tiene un cierre estanco y en cuyo interior se puede alcanzar una presión de hasta tres atmósferas absolutas. Antes de entrar en ella debe pasarse un chequeo médico, en el que se comprueba que el paciente no padece ningún proceso que contraindique su acceso a la terapia hiperbárica.

La persona que va a recibir tratamiento es introducida sobre una camilla en su interior, para permanecer en él, generalmente, durante una hora. En este periodo de tiempo, sentirá una presión leve sobre los oídos que es fácilmente controlable tragando saliva, moviendo la mandíbula o cerrando la boca y tapando la nariz al tiempo que se intenta expulsar aire de los pulmones (lo que se conoce como maniobra de Valsalva). Una vez que se alcanza la presión de tratamiento cesa esta sensación.

Mientras se realiza la oxigenación hiperbárica se puede escuchar música o ver algún documental en el televisor del sistema.

Indicaciones básicas

 Este tratamiento tiene numerosos usos médicos, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Síndrome por descompresión
  • Embolismo gaseoso
  • Intoxicación por monóxido de carbono
  • Gangrena gaseosa
  • Isquemia aguda por aplastamiento
  • Insuficiencia arterial
  • Anemia severa
  • Absceso intracraneal
  • Infecciones necrotizantes de tejidos blandos
  • Osteomielitis
  • Daños post-radiación
  • Injertos y colgajos de piel comprometidos
  • Quemaduras
  • Sordera súbita idiopática

Indicaciones especiales

Además, está indicado en ámbitos como puede ser la estética o los problemas relacionados con la dermis.

Cirugía plástica, reconstructiva y estética

  • Retraso y complicaciones en cicatrización de heridas y úlceras.
  • Injertos y colgajos comprometidos con sufrimiento vascular.
  • Postoperatorio de Cirugía estética.
  • Prevención y tratamiento de fascitis y celulitis necrotizante.
  • Infecciones por anaerobios. Sepsis de cualquier índole.
  • Reimplante de miembros: Mano, dedos, pie, etc.
  • Síndrome compartimental y aplastamientos.
  • Quemaduras.

Dermatología

  • Dermatitis atópica.
  • Pioderma gangrenoso.
  • Mesoteliomamaligno avanzadode la pleura.
  • Cicatrices queloideas.
  • Herida crónica y lesión refractaria de los tejidos blandos.
  • Psoriasis.
  • Úlceras.

Medicina estética

  • Efecto adelgazante, regula metabolismo.
  • Revitaliza tejidos.
  • Combate el envejecimiento celular y el estrés oxidativo.
  • Aumenta la formación de antioxidantes y de colágeno.
  • Tonifica los tejidos, disminuyendo flacidez y arrugas.
  • Efecto anticelulítico.
  • Promueve el crecimiento de pelo y uñas.
  • Previene y reduce varices.
propositos saludables-nuevo-año

2017: 12 propósitos saludables, equilibrados y realistas

 

Año 2017. Una ventana hacia 12 propósitos saludables, equilibrados y, sobre todo, realistas.

 

Estrenamos año. Un buen momento para reflexionar, hacernos buenos planteamientos, pero sin ser demasiados exigentes con nuestras metas. Está bien pararse a reflexionar, encontrar un hueco que nos haga pensar qué nos gustaría cambiar en nuestra vida. Pero todo ello, siempre con cabeza, con el objetivo final de encontrarnos mejor física y emocionalmente.

 

Por tanto, los propósitos de cambio siempre son buenos, pero desde el punto de vista positivo y siendo realistas para así evitar sinsabores posteriores. La idea es siempre apostar por un balance en nuestras vidas que nos haga sentirnos mejor con nosotros mismos. Y ello implica un cúmulo de aspectos, desde un estilo de vida saludable, con una dieta equilibrada, hasta unos hábitos emocionales que nos aporten también estabilidad. Eso es, menos estrés, más descanso, tranquilidad y tomarnos las cosas con calma. Sosiego, comida de temporada, ejercicio moderado y descanso son buenos ingredientes.

 

 

  1. Equilibrio emocional:

 

Trabajar por nuestro bienestar interior siempre repercutirá de forma positiva en nuestra forma de afrontar el día a día. Podemos incluir actividades que nos hagan encontrar esa paz, esos pequeños gestos que nos hacen sentir mejor. Puede ser un hobby, caminar, jugar a tenis, escuchar música, hacer maquetas, meditar, etc.

 

  1. Alimentación saludable:

 

Llevar un estilo de vida saludable también se traducirá en encontrarnos mejor. Gestos tan sencillos como olvidarnos de productos industriales, grasas saturadas y comida prefabricada como norma en nuestro día a día es un buen ejemplo. Menos fritos

 

  1. Productos de temporada y de nuestra tierra:
  1. Ejercicio acorde a nuestro estado físico:
  2. Aprendizaje:
  3. Organización:
  4. Descanso:
  5. Nuevas recetas:
  6. Asesoramiento nutricional:
  7. Actitud: Buscar el lado positivo de las cosas.
  8. Frutos secos y legumbres: Recuperar costumbres.
  9. Respeto a nuestro entorno
el comer emocional

El comer emocional sí se puede controlar

El ritmo de vida, las tensiones, momentos difíciles. Todo ello hace que cada vez se hable más de conceptos como el comer emocional. Se trata de una forma de aliviar emociones o estados de ánimo. En este sentido puede asociarse a cuadros de ansiedad, estrés, miedo, tristeza, ira, aburrimiento o soledad. Un patrón alimenticio que puede provocar que aumentemos de peso o no consigamos adelgazar, si nos encontramos bajo un régimen.

Este tipo de trastorno también pueden estar ocasionadas por presiones económicas o de trabajo, conflictos sentimentales, mal tiempo, cansancio, o problemas de salud.

¿Qué hay detrás de ello? Pues una causa que nos incita a comer. Por este motivo, para poder controlarlo y evitarlo, es comenzar reconociendo esa rutina negativa. El siguiente paso, buscar hábitos saludables que nos permitan obtener la misma recompensa.

«El comer emocional sí se puede controlar»

Cambio de hábitos, lo más importante

El problema de fondo se encuentra en el ámbito emocional. Si bien, puede tener consecuencias físicas evidentes, ya que el hábito de comer para calmar nuestro estado anímico conduce a poder tener sobrepeso u obesidad. En otros casos, a desarrollar trastornos alimenticios severos, que acaban perjudicando nuestra salud.

Por tanto, cambiar esos hábitos e introducir una dieta equilibrada, ajustada a nuestras necesidades. En caso de necesitar ayuda, lo más indicado es ponerse en manos de un médico nutricionista que nos ayude en este reto personal. Cambiar la rutina, con el apoyo profesional, siempre resultará más fácil, con unas pautas personalizadas.

Consejos para controlar el comer emocional y los antojos:

  1. Ayuda profesional. En el caso de que hayas intentado controlar tu forma de comer ante situaciones especiales sin éxito, acude a un profesional. Un médico nutricionista te ayudará. Una terapia que sirva para entender por qué nos refugiamos en la comida servirá para afrontarlo. También para buscar otras motivaciones y nuevas formas de afrontar el problema.
  1. Anotar nuestra forma de comer: Nada mejor que tener un diario. Ahí podemos anotar qué comemos, cuando, cómo nos sentimos. Se trata de una forma de detectar los patrones que conectan nuestro humor o estado de ánimo con la comida.
  1. Apoyarnos en nuestro entorno: una red de apoyo nos hace más fuertes. Contar con el respaldo de pareja, amigos o familiares es una buena forma de conseguir nuestras metas.
  1. Disfrutar de todo de forma ocasional: Privarse de ciertas comidas al 100% puede hacer que aumente aún más el antojo. Por tanto, puede provocar que después se cree el efecto contrario y, en respuesta a las emociones, aumente su consumo de forma incontrolada. Lo más recomendable, como todo, es la moderación. Es decir, disfrutar de todos los alimentos, aunque algunos de ellos sólo los consumamos en ocasiones especiales.
  1. Dormir y descansar: Descansar adecuadamente es necesario para que no nos falte energía. Este hecho puede provocar que tendamos a comer alimentos con muchas calorías que brinden esa energía para contrarrestarlo.
  1. Empezar de nuevo: Aunque recaigamos en este comer emocional, lo importante es aprender de esa experiencia y empezar de nuevo al día siguiente. Trazar un plan y prevenir ese comportamiento en el futuro. Todo ello, pensando siempre en nosotros y en lo que es mejor para nuestra salud.
Día Internacional de la Felicidad

Día Internacional de la Felicidad: la importancia del equilibrio emocional

El Día Internacional de la Felicidad ¿Qué es y por qué se celebra. Tal como señala la ONU, «es un día para ser feliz, naturalmente, que se conmemora desde el año 2013”. El objetivo, según la ONU “tener un reconocimiento al importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo”.

Precisamente, en un contexto difícil como el actual, dedicar un tiempo a recordar lo positivo de la vida es de agradecer. Así lo ve el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien ha resaltado que en estos momentos de «graves injusticias, guerras devastadoras, desplazamientos masivos, miseria absoluta y otras causas de padecimientos provocados por el hombre», el Día Internacional de la Felicidad es «una oportunidad mundial para proclamar la primacía de la paz mundial, el bienestar y la alegría».

La importancia de ser felices ¿es posible? ¿Hay una fórmula mágica? ¿Se consigue siempre? Miles de preguntas que son muy subjetivas y nada sencillas de responder con rotundidad.

Desde el punto de vista profesional, la felicidad puede asociarse a momentos personales y a una actitud por ver el lado bueno de lo que acontece, a pesar de las posibles vicisitudes de nuestra trayectoria, etapas de especial dificultad o acontecimientos tristes. En un balance global, la importancia estaría en apreciar lo que se nos ha dado, atrapar la magia de la vida y ser conscientes de que, en muchas ocasiones, tendremos el privilegio de disfrutar de una serie de ventajas a los que otros seres humanos no podrán acceder por diferentes motivos.

«Día Internacional de la Felicidad: la importancia del equilibrio emocional»

Ahí quizá radica el llamado “equilibrio emocional”, la capacidad de encontrar un balance en nuestro estado que nos haga tener una vida estable, sin grandes subidas y bajadas de ánimo y libre de males como pueden ser la depresión, ansiedad o estrés, tan asociados a nuestra sociedad actual.

Como todo en esta vida, se trata también de un trabajo propio. Podemos colaborar en encontrarnos mejor con nosotros mismos desde muchos ámbitos. Por ejemplo, intentando cambiar nuestra actitud con una visión más positiva, cuidando nuestra alimentación y nuestra salud, apreciando a los seres queridos que están en nuestro alrededor e intentando mejorar como personas siempre. También incorporando hábitos que complementen nuestro alimentación emocional, como puede ser el yoga, un deporte que nos guste, la meditación o la lectura.

La dificultad de encontrar la sencillez de la vida en medio de la complicación que a veces nos viene dada es el gran reto por el que luchar. No hay consejos mágicos, ni amuletos infalibles. Se trata de vivir y luchas por apreciarla y apreciarnos. En caso de dificultades emocionales, se tiene la ayuda de profesionales que pueden secundarnos en este camino hacia el equilibrio emocional.

Alimentación equilibrada y bienestar emocional

Ya lo hemos resaltado varias veces. En este camino hacia la estabilidad interna, una alimentación equilibrada es clave. Proporciona  bienestar en las diferentes etapas de la vida, y, por el contrario, cuando existe una mala alimentación, se puede producir una inflamación de baja intensidad, que supone el punto de partida de muchas enfermedades.

Lo más aconsejable es respetar los horarios del cuerpo, levantarse y acostarse temprano, comer cinco veces al día y hacer ejercicio de forma regular y frecuente.  Cuidar la forma en la que comemos es esencial para el equilibrio personal.

 

 

armonia-alimentacion

Lista de deseos para un año nuevo saludable y emocionalmente armonioso

Un año nuevo saludable es posible si nos lo proponemos. Se trata sólo de organizarnos y cuidarnos un poco más con hábito alimenticios correctos, descanso y actitud positiva. Está claro que todo logro comienza con la decisión de intentarlo. El hecho de ponerse en marcha, dar el primer paso, ya es en sí un gran avance.

Quizá, justo ahora que arranca un nuevo año es el momento idóneo para cuidarnos un poco más, poner atención a nuestra salud y apostar por una dieta acorde a nuestras necesidades, que nos aportará un mejor bienestar, equilibrio emocional y el estar a gusto con nosotros mismos.

Un año nuevo saludable es posible si nos lo proponemos

Para este nuevo año, lo más indicado es escribir una lista de deseos que nos marquen la hoja de ruta. En ellos, cuidar nuestra alimentación tiene un peso muy importante, ya que repercutirá de forma muy positiva en nuestro bienestar, nustra salud y las ganas de seguir comiendo de forma rica, equilibrada y con los mejores productos de temporada en los que predomine la comida mediterránea, tan buena y aconsejable. Lo mejor, ponernos en manos de nuestro médico nutricionista de cabecera, explicarle nuestros objetivos,

  1. Cuidarnos para tener una mejor salud: Con la salud, lo mejor cuidarla al máximo. Por eso, un buen propósito puede ser llevar una dieta equilibrada de forma habitual para tener la energía que necesitamos.
  1. Acudir a mi médico nutricionista si necesito apoyo: Si crees que debes tener una alimentación especial por algún motivo o quieres el apoyo de un profesional para lograr tus objetivos de alimentarte mejor, no dudes en ponerte en manos de tu médico nutricionista. Las consultas y el asesoramiento personalizado son una pieza clave que nos afianzarán en nuestro deseo de mantener un peso adecuado, llevar una dieta sana y variada, pero de forma correcta y acorde a las necesidades de nuestro organismo.
  1. Comer despacio, saborear los alimentos: Las prisas nunca son buenas consejeras. A la hora de comer, lo más indicado es dejar el ordenador a un lado, y tomarnos nuestro tiempo para saborear los alimentos. Es un consejo muy sencillo, pero también de lo más saludable. Se trata de una manera de percibir mejor la riqueza y variedad de los sabores de lo que ingerimos y, además, hacer que asociemos el momento de la comida como un acto placentero. Comer despacio nos ayuda también a controlar mejor las cantidades que consumimos, ya que nos permite estar más atento a lo que ingerimos. Además, contribuye a experimentar la sensación de saciedad con menos cantidades, una forma de controlar el peso corporal. Cuando queremos adelgazar, mantener nuestro peso y no aumentar lo, siempre es aconsejable comer despacio.
  1. Deporte moderado: Aprovechar lo que nos gusta para practicar un deporte entre tres y cinco veces a la semana, ya sea caminar, padel, nadar, etc. Moverse, estar activo y optar por una actividad que se amolde a nuestra capacidad.
  1. Disfrutar de los pequeños momentos: Poner en valor lo positivo que pasa en nuestro entorno en el día a día contribuye de forma muy positiva en nuestro estado de ánimo y bienestar. La salud emocional es tan importante como el equilibrio en nuestra alimentación. Ambas suman y se complementan.
  1. Mejorar nuestros conocimientos y ganas de aprender: Seguir estudiando, apuntarse a cursos, aprender historia, etc. Se trata de continuar alimentando nuestras ganas de saber, nuestros anhelos, curiosidades y convertirlos en un hobby.
  1. Descansar: El sueño, un buen descanso nos ayudan siempre a mirra la vida con otros ojos, tener la mente despejada y pensar con más claridad. Aprovecha este año para incluir en tu lista de deseos cuidarte más y relajarte todo lo que puedas. Irá en tu beneficio personal y en tu ánimo para afrontar las cosas.
  1. Cuidar de mis personas más cercanas y alimentar la empatía: Tan importante es cuidarnos como prestar atención a todas las personas que nos rodean. La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de comprender su visión de la realidad. Una actitud que nos beneficia como personas y contribuye a encontrarnos mejor con nosotros mismo, ya que muestra nuestros deseos de ayudar, comunicarnos y ser cercanos con la gente de nuestro entorno.
  1. Empatizar con todas las personas que tengo a mi alrededor: cada día nos enfrentamos a muchas personas y cada una de ella tiene una realidad diferente. Las mujeres somos empáticas por naturaleza, pero creo que tenemos que trabajarlo aún más.
  1. Sonreír: Uno de los mayores gestos del mundo, poderos, gratuito y alentador. Una sonrisa tiene la capacidad de cambiar el día a una persona. Nos ayudará a sacar los mejor de nosotros mismos, a pesar de cualquier adversidad, y valorar la propia vida en sus pequeños momentos. Además, puede ser muy alentador para las personas a las que dedicamos nuestro mejor yo.
  1. Planificación pausada: La productividad es fruto de una planificación pausada. Con esta expresión se defiende la idea de que debemos tener una organización general de nuestros objetivos y los pasos que deberíamos dar para conseguirlo. Pausada significa sin prisa, pero sin calma. Trabajo con pequeñas metas, poquito a poquito y sin agobios, asumiendo nuestra realidad. De esta forma, no se quedan las fuerzas por el camino cuando nos planteamos, por ejemplo, bajar de peso, cuidar nuestra alimentación, llevar una vida más saludable y hacer todo lo que esté en nuestra mano por tener una mayor estabilidad emocional.

Trabajar en la gestión de nuestras emociones es una de las claves de nuestra lista de deseos. Una visión equilibrada de la vida, que nos ayude a mejorar nuestra relación con nosotros mismos y con el entorno.

En este año nuevo saludable, todo es posible y está en tus manos.

 

equilibrio emocional

El equilibrio emocional también se aprende

Aunque no lo parezca, el equilibrio emocional también se aprende. Sin duda, atravesamos una etapa un poco convulsa. Cambios sociales y educativos, contexto económico especial, escala de valores diferente, etc. Miles y miles de aspectos que hacen que muchas personas ya no sientan la estabilidad que antes estaba establecida.

Se avecinan nuevos tiempos donde conocer quiénes sómos y saber qué es lo que esperamos de nosotros mismos en la vida será el mejor camino para encontrarnos bien, saber que nuestras emociones están en equilibrio y podemos tener un día a día en paz.

Parece fácil, pero a veces no lo es tanto. ¿Por qué? Pues como todo en esta vida, porque el día a día está lleno de sorpresas, de cambios inesperados y de vicisitudes.

Sin embargo, sí hay muchas cosas que podemos hacer por nosotros mismos: Conocernos, saber qué es lo que nos hace alcanzar esos momentos de felicidad o, al menos, de serenidad y bienestar mental, a pesar de los posibles obstáculos que nos encontramos.

Para la Doctora Ana Gabizu, hay una serie de claves que nos aportan muchos beneficios e influyen más de lo que pensamos en nuestro estado emocional. Por ejemplo, llevar una buena alimentación.

La educación emocional y mejora el bienestar global de cada persona a través del desarrollo de la atención, la inteligencia emocional, la meditación o la nutrición.

Para desarrollar el equilibrio emocional es necesario incluir este capítulo como una parte más de nuestra salud. En caso de no saber cómo enfocarlo, siempre existen buenos profesionales de psicología que nos ayudan ampliamente.

¿Sabes qué beneficios aporta cuidar nuestro estado emocional?

Disminuye los de estados de ansiedad, apatía o depresión.

Se incrementa notablemente la capacidad de reconocer las expresiones emocionales en los demás.

Nuestra atención se vuelve más estable y relajada.

Se reducen los malos pensamientos y las preocupaciones.

Aporta un valor adicional para controlar la presión sanguínea alta, el estrés.

Incrementan los pensamientos positivos hacia uno mismo y los demás.

Equilibrio_emocional

Salud emocional y nutrición: Una relación muy directa

La alimentación es un acto voluntario a través del cual aportamos a nuestro organismo los elementos que nuestro cuerpo necesita para un buen funcionamiento. Una vez introducidos en la boca, masticados y deglutidos, comienza la nutrición, proceso involuntario e inconsciente por el cual se recibe, trasforma y utiliza las sustancias nutritivas que contiene los alimentos.

Diariamente son necesarios una serie de alimentos. Una alimentación equilibrada proporciona  bienestar en las diferentes etapas de la vida, en la infancia, adolescencia, durante la preconcepción, embarazo, lactancia, edad adulta y madurez.

¿Qué significa una buena alimentación?

Es la que proporciona diariamente al organismo todos los macronutrientes (Proteínas, Hidratos de Carbono y Grasas) necesarios para un buen funcionamiento del cuerpo.

  • PROTEINAS. Encontramos proteínas, fundamentalmente, en los alimentos procedentes de los animales (carne, pescado, huevos…) y en menor proporción en vegetales (soja, legumbres, cereales…)
  • HIDRATOS DE CARBONO: se encuentran en los alimentos que crecen en la tierra o derivados: fruta, verdura, cereales, pan, arroz, pasta, etc.
  • GRASAS: pueden ser de origen animal o vegetal.

Además, hay que tener en cuenta el aporte de Micronutrientes. Los integran las vitaminas, oligoelementos, fitonutrientes, aminoácidos esenciales, minerales y ácidos grasos esenciales.

La Suplementación a dosis nutricional mediante vitaminas, minerales y antioxidantes, es muy importante para la salud, ya que tiene una incidencia directa en múltiples enfermedades.

Es esencial tener en cuenta LA REEDUCACIÓN ALIMENTARIA, para comprender por qué es necesario el aporte de los alimentos que nos aseguran un buen estado de salud. Con esto, se evita el picoteo, los atracones, tanto de día como por la noche, la apetencia por el dulce, etc.

Otro factor a tener en cuenta es CRONOBIOLOGÍA: La cronobiología es el estudio de los ritmos biológicos y metabólicos del cuerpo, que van variando en el transcurso de las 24 horas del día.

Como todos los seres vivos, el ser humano está sometido a un funcionamiento rítmico, por eso la gestión, es decir, el aprovechamiento de los nutrientes que ingerimos, también se estructura de manera rítmica.

Se trata de saber QUÉ COMIDA, QUÉ ALIMENTO, A QUÉ HORA Y CON QUÉ FINALIDAD se debe aportar, para obtener un buen aprovechamiento y un rendimiento adecuado en cada momento del día.

  • Es conveniente realizar un desayuno que contenga proteínas animales de buena calidad, por ejemplo huevo o jamón, para que se pongan en marcha las sustancias cerebrales necesarias (neuromediadores), que nos permitan pensar con claridad.
  • En la primera mitad del día es conveniente aportar carne roja o huevos, ya que contienen sustancias que suponen la puesta en marcha y el motor de arranque de nuestro organismo.
  • Para la cena, el pescado y el marisco nos ayudarán a tener un sueño de calidad.

¿Qué se entiende por una “mala alimentación”?

Las personas con una mala alimentación son aquellas que no aportan diariamente los alimentos necesarios, ni la cantidad de vitaminas y minerales para tener una buena salud y que desconocen cómo, cuánto y cuándo hay que comer.

El aspecto físico no muestra si una persona tiene o no carencias en su alimentación. Una persona delgada o con sobrepeso puede, en ambos casos, comer de forma inadecuada y tener falta de nutrientes. Si a esto se le suma el estrés, el resultado es una alarmante deficiencia en nuestro organismo que afecta de forma negativa a nuestra salud.

Según la persona, esto puede aparecer de múltiples formas: problemas dermatológicos, digestivos, de fertilidad, cardiovasculares, endocrinológicos, etc., o incluso de grasa corporal localizada, que son consecuencia de una mala alimentación.

Consejos Básicos para una alimentación equilibrada :

  • Realizar cinco comidas equilibradas al día. Si estás embarazada, procurar no comer para dos.
  • No dejar pasar más de 5 horas entre comidas, durante el día.
  • Rehabilitar el agua, procurando beber 1,5l diariamente y evitando, tanto niños como jóvenes y adultos los refrescos y los zumos industriales.
  • Alargar cada comida 20 minutos, para que nuestro cerebro reciba la información de que estamos comiendo.
  • Masticar bien los alimentos y mezclarlos bien con la saliva.
  • El huevo es un gran alimento, incluirlo en la dieta supone un gran aporte de proteínas de gran calidad.
  • Evitar las carnes rojas durante la cena.
  • Procurar mantener un ambiente cordial alrededor de la mesa. Los horarios de las comidas son espacios importantes para la comunicación y la reunión familiares.

El ejercicio físico es un complemento necesario para mantener un buen estado físico y mental. Intenta realizarlo diariamente, al menos, durante media hora.

Gran parte de la población no aporta diariamente las cantidades recomendadas.

Cuando la alimentación no es equilibrada, se produce una inflamación de baja intensidad, que supone el punto de partida de muchas enfermedades.

Lo ideal es respetar los horarios del cuerpo, levantarse y acostarse temprano, comer cinco veces por día y hacer ejercicio de forma regular y frecuente y tener en cuenta que LA SALUD EMOCIONAL Y LA NUTRICIÓN ESTÁN INTIMAMENTE RELACIONADAS.

Por eso,  QUE CUIDAR LA FORMA EN LA QUE COMEMOS ES CENTRAL PARA EL EQUILIBRIO PERSONAL

familia

Relaciones igualitarias: ¿qué es fundamental para conseguirlo?

Ana Garbizu, Licenciada en Medicina y especialista en Psicoterapia, ha participado en el taller de relaciones igualitarias que se ha organizado en el marco del Foro para la Igualdad 2014 de Emakunde. El acto, organizado por La Asociación Terapia y Género, ha contado, además, con la presencia de la psicóloga Mari Ángeles Álvarez.

Durante su intervención, se ha centrado en el análisis de las competencias necesarias para mantener relaciones igualitarias en los diferentes ámbitos de la vida (familia, círculo de amigos, pareja, etc.). Según Garbizu, una de las bases alcanzar la igualdad es consolidar las competencias sobre los que se asienta la actuación y el contacto con las personas más cercanas de nuestro entorno. Entre ellos, la regulación emocional, el empoderamiento, así como la asertividad, valoración y mentalización, y su relación con la igualdad y la salud.