mochilas saludables

Mochilas saludables para el nuevo curso, una buena pauta en nutrición infantil

Las mochilas saludables para el nuevo curso son una buena pauta en nutrición infantil.

La doctora y health coach Ana Garbizu, médico internista especializada en nutrición recuerda la importancia de cuidar también los tentempiés y las meriendas de los escolares. Una recomendación que coincide con la vuelta al cole.

En este sentido, el inicio del curso escolar es una buena oportunidad para preparar mochilas saludables, con alimentos que ayuden a complementar las comidas principales. Todo ello, de forma equilibrada y sencilla.

1. Olvida lo industrial y lo envasado:

Se trata de gestos sencillos, como empezar a pensar en olvidarnos de productos envasados y azucarados. Lo mejor, eliminar o reducir al máximo las opciones asociadas a bollería industrial. También zumos envasados, galletas, barritas de cereales y todos los productos en los que existan excesos de grasa.

2. Apuesta por lo fresco y los colores naturales:

Más rápido, saludable y refrescante que una buena pieza de fruta no hay nada. El mejor aliado de una mochila escolar. Hay una amplia variedad para poder cambiar y hacer divertido el recreo o la merienda. Plátanos, manzanas, mandarinas, peras, higos, cerezas, melocotones, fresas, arándanos, etc. Es más, se pueden acompañar algunas piezas con cucharillas de plástico para aumentar las posibilidades a otras frutas como son los kiwis. Esto acompañado de unas lonchas de jamón de York, serrano, pavo o lomo.

3. Prueba nuevas combinaciones:

Pasas, nueces, avellanas, queso, vegetales como zanahorias o tomates pequeños son también buenas opciones para las mochilas, en vez de seleccionar bollería industrial. Muchas veces es cuestión de ir más allá de las ideas asociadas al desayuno y la merienda típica y recuperar gestos de nuestra dieta mediterránea que son más nutritivos y aportan más valor a la dieta diaria de los más pequeños.

4. El pan, un firme aliado de base:

Mejor que los bollos excesivamente azucarados, es preferible recuperar las meriendas de toda la vida, que se basaban en el pan como una pieza esencial. Eso sí, mejor el que se hace a diario, con procesos e ingredientes naturales, no envasados ni de molde. Aquellos que se elaboran en una buena panadería de barrio y que se alejan de aditivos adicionales son idóneos para un buen bocadillo. La opción integral, de centeno también es recomendable. Dentro, se puede acompañar con un buen aceite de oliva y los ingredientes que más gusten.

5. Programarse con antelación siempre ayuda:

Tener en casa alimentos saludables, pensar y planificar qué vamos a incluir en la mochila de los niños a lo largo de la semana ayuda a conseguir nuestros fines, un tentempié saludable. Podemos tener pan congelado, frutos secos variados, atún, vegetales y frutas para toda la semana. Es cuestión de organizarse y no caer en la rápida tentación de recurrir a la bollería.

También es una buena forma de analizar lo que el escolar comerá y cenará con el fin de proporcionarles una alimentación equilibrada y con todos los nutrientes necesarios.

«Las mochilas saludables para el nuevo curso son una buena pauta en nutrición infantil»

ydk6krh8-1412333088

¿Qué es la nutrición infantil?

La nutrición infantil se refiere a todo lo que su hijo come y bebe. El cuerpo de su hijo utiliza nutrientes de los alimentos para funcionar correctamente y permanecer saludable. Los nutrientes incluyen carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. En las cantidades correctas, los nutrientes le dan energía a su hijo para que crezca, aprenda y esté activo.

Las calorías son la cantidad de energía en los alimentos y bebidas que consume su hijo. Los niños necesitan cierta cantidad de calorías para crecer y desarrollarse. Pero si su hijo ingiere más calorías de las que su cuerpo necesita, las calorías adicionales se almacenarán como grasa corporal.

¿Por qué es importante la nutrición adecuada?

La mala nutrición puede ocasionar problemas de salud, sobrepeso y obesidad. Algunos de los problemas de salud relacionados con la mala nutrición pueden ser muy graves, especialmente a medida que su hijo se convierte en adulto. Al enseñarle a su hijo hábitos alimenticios saludables, puede ayudar a prevenir estos problemas de salud.

Además, es mucho más fácil mantener un peso saludable que perder peso. Los niños que mantienen un peso saludable tienen mayor probabilidad de permanecer en un peso saludable cuando sean adultos.

Los niños  están aumentando de peso más que nunca. Comen demasiadas comidas con un alto contenido en grasa y azúcar y pasan menos tiempo realizando actividades físicas. Los problemas de peso que se desarrollan durante la niñez pueden conducir a enfermedades relacionadas con el peso tales como cáncer, enfermedad del corazón, presión arterial (sanguínea) alta y diabetes.

Nutrición infantil ¿Qué pueden hacer el padre y la madre?

  • Preste cuidado al tipo de alimentos que usted compra. Limite la cantidad de «comida basura» que sus niños comen. Tenga una buena cantidad de frutas y vegetales frescos disponibles. Esté al tanto de que incluso las comidas con un contenido bajo en grasa pueden incluir ingredientes no deseables tales como azúcar añadida.
  • Sirva una variedad de comidas saludables y use tamaños de porciones adecuadas. Use el rótulo de información nutricional que está en el paquete para determinar cuál es la porción para un alimento en particular.
  • Aliente a su hijo a beber mucha agua o leche en vez de zumos, refrescos carbonatados, bebidas para deportistas, bebidas que proporcionan energía, leche endulzada o con sabores especiales o té helado endulzado.
  • Limite la cantidad de tiempo que sus hijos pasan mirando televisión, usando la computadora o jugando juegos de vídeo a un máximo de dos (2) horas por día. En cambio, fomente la actividad física, tal como un deporte que su niño disfrute.
  • Siéntense a comer y a tomar bocadillos («snacks») juntos, en familia, en la mesa en vez de hacerlo frente al televisor.
  • Haga de la actividad física parte de su rutina familiar. Salga a caminar, visite la alberca (piscina) de su comunidad o salga a montar en bicicleta con ellos. Estimule a sus hijos a participar en actividades extracurriculares. Los deportes en equipo y las artes marciales si bien son útiles para el crecimiento y el desarrollo de la autoestima, no proporcionan suficiente actividad aeróbica como para perder peso, por lo tanto, encuentre otras actividades para agregarles durante el día.