obesidad infantil en Euskadi

La doctora Ana Garbizu en el programa sobre obesidad infantil de ETB

La obesidad infantil se ha convertido en un asunto de actualidad, debido al incremento de casos entre la población en los últimos años. Concienciar sobre el peso entre los más jóvenes, ha sido uno de los objetivos del programa “Sin ir más lejos”, de EITB, emitido el 3 de febrero de 2016.

Entre los profesionales del ámbito de la alimentación invitados se encontraba la doctora Ana Garbizu, médico nutricionista de San Sebastián, quien ha intervenido para tratar el tema desde el punto de vista de la salud y dar consejos sobre como llevar una vida saludable mediante unos hábitos alimenticios apropiados a cada edad.

La obesidad infantil, tanto en el País Vasco, como en otras zonas, va en constante aumento, tal como indican las cifras. Gran Bretaña es el país que encabeza el mayor número de casos de Europa. El cuadro de obesidad dentro de nuestras fronteras, se sitúa en un 16,1 por ciento entre menores de 6 a 12 años de edad. Se trata de un dato muy llamativo , especialmente en una sociedad donde se cuenta con una de las más completas dietas del mundo, la mediterránea. Es más, hace sólo quince años presentaba apenas un 5 % de menores obesos.

“La obesidad infantil, tanto en el País Vasco, como en otras zonas, va en constante aumento”

Estas cifras indican que se han cambiado los patrones de la alimentación en los niños y la obesidad infantil va en aumento.

Ante problemas de este tipo, el apoyo de los expertos en nutrición infantil es muy importante. En la consulta del profesional, no sólo se procede a estudiar cada caso de forma individual, ya que así se pueden conocer motivos emocionales o ritmos de vida que puedan influir en ese sobrepeso, sino que se enseña el camino hacia la adquisición de unos hábitos saludables en el día a día. No se trata de no comer, ni dietas restrictivas, sino de aprenden a llevarnos bien con la comida, distinguir lo que es más apropiado para cada etapa, apostar por los alimentos naturales y las dieta mediterránea, y buscar, siempre, un niño en el que no miremos sólo si está gordo o delgado, sino que esté sano.

¿Qué es la obesidad infantil? ¿Por qué debe preocuparnos?

 La obesidad infantil es considerada ya como una enfermedad emergente. Estamos ante una acumulación excesiva de grasa corporal, especialmente en el tejido adiposo, y que se puede percibir por el aumento del peso corporal cuando alcanza 20% o más del peso ideal según la edad, la talla, y sexo del niño o niña. La manera de calcular el peso ideal de un niño entre 2 y 5 años, aunque de forma aproximada, es multiplicando la edad en años por dos más ocho. Aunque no es en absoluto un modo exacto, es la primera toma de contacto con el posible problema, una orientación que nos puede dar idea inicial. Aunque lo más indicado es consultar con el pediatra de cabecera y acudir a un médico especializado en nutrición infantil.

¿Qué cantidad debe comer un niño y qué tipo de alimentos?

Puede decirse  que no existe una cantidad exacta de comida a que deben consumir los niños. Cada uno es diferente, y sus deseos y necesidades son diferentes. En razón de eso, es el niño el que puede decir, con exactitud, cuánto puede comer. Y no se puede obligarle a que coma más. Ni por las buenas ni por las malas. Normalmente, los niños comen más que las niñas, pero en cuestión de apetito no se puede generalizar.

obesidad-alimentacion

La obesidad, causa de complicaciones médicas

Los profesionales médicos han vuelto a hacer hincapié en la necesidad de llevar una dieta saludable, en la que se evite el exceso de grasa y alimentos procesados. Los estudios indican, cada vez con más precisión, que las complicaciones médicas asociadas a la obesidad son múltiples.

Entre ellas, por ejemplo, aumento de triglicéridos, colesterol, hipertensión arterial, diabetes, enfermedad coronaria o venas varicosas. A ellas se suma otra larga lista de posibles dolencias asociadas al sobrepeso como la apnea obstructiva del sueño, accidentes cerebrovasculares, alteraciones e hígado graso (Cáncer de colon, recto y páncreas), hernias, incontinencia urinaria, osteoartritis degenerativa por sobrecarga en caderas, rodillas, tobillos y columna, lumbalgia y Gota.

Asimismo, se ha demostrado que una mala alimentación tiene consecuencias directas en nuestro estado de ánimo y puede influir en los cuadros de ansiedad y depresión, así como crear una baja autoestima e influir en la disminución de la calidad de vida.

¿Cómo se detecta la obesidad? 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido unos baremos para tener una mejor aproximación a los casos en los que se puede estar hablando de obesidad o exceso de peso. Para ello, se apoya en el índice de masa corporal (IMC). Se trata de  un indicador simple de la relación entre el peso y la talla (altura) que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.

 

Este índice se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Por ejemplo una persona que pesa 60 kg y mide 1,60 m de estatura tiene un IMC=23.4 (60/1.60 = 60/2.56= 23.4). Tal como establece la OMS:

    • Un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso. 
    • Un IMC igual o superior a 30 determina obesidad. 

Pero no sólo se tiene en cuenta la cantidad, sino su ubicación. Es decir, que importa, y mucho, el lugar donde tiende a acumularse la grasa.  En el hombre es más frecuente su distribución abdominal y en la mujer a nivel de la cadera.

La distribución abdominal de la grasa se asocia a aumento del riesgo de enfermedades cardivasculares, diabetes e hipertensión arterial y se evalúa a través de la medición del perímetro de cintura. Se considera de riesgo un perímetro de cintura superior a 88 cm en la mujer y 102 cm en el varón. 

¿Qué causa el sobrepeso y la obesidad? 

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es una alteración del balance de energía entre las calorías consumidas y gastadas. En el mundo, se ha producido: un aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares simples pero pobres en fibra, vitaminas, minerales y otros nutrientes, y paralelamente, una disminución de la actividad física como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización. 

¿Cuáles son las consecuencias comunes del sobrepeso y la obesidad para la salud? 

La obesidad es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades no transmisibles como: 
    
    • Enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatía y accidente         
       cerebrovascular) 
    • Diabetes Mellitus 
    • Artrosis 
    • Algunos tipos de cáncer (cuerpo del útero, mama y colon). 

¿Cómo pueden tratarse el sobrepeso y la obesidad? 

La prevención y control del sobrepeso, la obesidad y sus enfermedades asociadas, requiere de intervenciones poblacionales y a nivel individual.Es importante establecer una estrategia para la prevención y control de los factores de riesgo y determinantes sociales de estas enfermedades en la población general, con líneas de actuación enfocadas en: 

    • La promoción de estilos de vida saludables 
    • Regulación de la oferta de productos y servicios. Por ejemplo: reducción de la sal del 
       pan, reducción del contenido de grasas malas (grasas trans) en los alimentos que      
       producen las industrias 
    • Promoción de entornos saludables para apoyar a las personas en el proceso de 
       realizar elecciones, de modo que la opción más sencilla sea la más saludable en 
       materia de alimentos, actividad física periódica y exposición al humo de tabaco.