Dietoterapia

La alimentación también influye en nuestra salud. Una pauta dietética personalizada puede contribuir a la resolución de muchos de los mecanismos implicados en la génesis y el mantenimiento de procesos patológicos. Por este motivo, el primer paso del médico nutricionista es el estudio pormenorizado de la historia dietética del paciente. Así, se podrán detectar los gustos de la persona, su ritmo de alimentación, sus hábitos de bebida, el déficit nutritivo, etc.

Los resultados de la exploración física y las pruebas diagnósticas junto con el historial dietético, determinarán la recomendación de un tipo de dieta específica así como la frecuencia y cantidad de las tomas.

En la consulta de la doctora Ana Gabizu, se explica en cada caso los objetivos que se pretenden con estas pautas nutricionales y por qué se personalizan. Además, se dan las indicaciones oportunas en cuanto a la preparación de las comidas. No debe olvidarse que, en estos casos, se trata de personas con unas determinadas necesidades.

La dietoterapia se convierte así en una vía para minimizar y paliar dolencias y diversos síntomas como, intolerancias alimentarias, hipertensión, diabetes, acné, psoriasis, litiasis renal y biliar, enfermedades articulares degenerativas (osteoporosis, artrosis, etc), hiperlipemias (alteraciones del metabolismo de las grasas).

Otras dolencias que se intentan reducir son patologías gastrointestinales, hernias de hiato y reflujo gastro-esofágico, úlceras, colon irritable, enfermedad celiaca, etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *