Día Internacional de la Felicidad

Día Internacional de la Felicidad: la importancia del equilibrio emocional

El Día Internacional de la Felicidad ¿Qué es y por qué se celebra. Tal como señala la ONU, “es un día para ser feliz, naturalmente, que se conmemora desde el año 2013”. El objetivo, según la ONU “tener un reconocimiento al importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo”.

Precisamente, en un contexto difícil como el actual, dedicar un tiempo a recordar lo positivo de la vida es de agradecer. Así lo ve el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien ha resaltado que en estos momentos de “graves injusticias, guerras devastadoras, desplazamientos masivos, miseria absoluta y otras causas de padecimientos provocados por el hombre”, el Día Internacional de la Felicidad es “una oportunidad mundial para proclamar la primacía de la paz mundial, el bienestar y la alegría”.

La importancia de ser felices ¿es posible? ¿Hay una fórmula mágica? ¿Se consigue siempre? Miles de preguntas que son muy subjetivas y nada sencillas de responder con rotundidad.

Desde el punto de vista profesional, la felicidad puede asociarse a momentos personales y a una actitud por ver el lado bueno de lo que acontece, a pesar de las posibles vicisitudes de nuestra trayectoria, etapas de especial dificultad o acontecimientos tristes. En un balance global, la importancia estaría en apreciar lo que se nos ha dado, atrapar la magia de la vida y ser conscientes de que, en muchas ocasiones, tendremos el privilegio de disfrutar de una serie de ventajas a los que otros seres humanos no podrán acceder por diferentes motivos.

“Día Internacional de la Felicidad: la importancia del equilibrio emocional”

Ahí quizá radica el llamado “equilibrio emocional”, la capacidad de encontrar un balance en nuestro estado que nos haga tener una vida estable, sin grandes subidas y bajadas de ánimo y libre de males como pueden ser la depresión, ansiedad o estrés, tan asociados a nuestra sociedad actual.

Como todo en esta vida, se trata también de un trabajo propio. Podemos colaborar en encontrarnos mejor con nosotros mismos desde muchos ámbitos. Por ejemplo, intentando cambiar nuestra actitud con una visión más positiva, cuidando nuestra alimentación y nuestra salud, apreciando a los seres queridos que están en nuestro alrededor e intentando mejorar como personas siempre. También incorporando hábitos que complementen nuestro alimentación emocional, como puede ser el yoga, un deporte que nos guste, la meditación o la lectura.

La dificultad de encontrar la sencillez de la vida en medio de la complicación que a veces nos viene dada es el gran reto por el que luchar. No hay consejos mágicos, ni amuletos infalibles. Se trata de vivir y luchas por apreciarla y apreciarnos. En caso de dificultades emocionales, se tiene la ayuda de profesionales que pueden secundarnos en este camino hacia el equilibrio emocional.

Alimentación equilibrada y bienestar emocional

Ya lo hemos resaltado varias veces. En este camino hacia la estabilidad interna, una alimentación equilibrada es clave. Proporciona  bienestar en las diferentes etapas de la vida, y, por el contrario, cuando existe una mala alimentación, se puede producir una inflamación de baja intensidad, que supone el punto de partida de muchas enfermedades.

Lo más aconsejable es respetar los horarios del cuerpo, levantarse y acostarse temprano, comer cinco veces al día y hacer ejercicio de forma regular y frecuente.  Cuidar la forma en la que comemos es esencial para el equilibrio personal.

 

 

Publicado en Equilibrio emocional y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *