obesidad-alimentacion

La obesidad, causa de complicaciones médicas

Los profesionales médicos han vuelto a hacer hincapié en la necesidad de llevar una dieta saludable, en la que se evite el exceso de grasa y alimentos procesados. Los estudios indican, cada vez con más precisión, que las complicaciones médicas asociadas a la obesidad son múltiples.

Entre ellas, por ejemplo, aumento de triglicéridos, colesterol, hipertensión arterial, diabetes, enfermedad coronaria o venas varicosas. A ellas se suma otra larga lista de posibles dolencias asociadas al sobrepeso como la apnea obstructiva del sueño, accidentes cerebrovasculares, alteraciones e hígado graso (Cáncer de colon, recto y páncreas), hernias, incontinencia urinaria, osteoartritis degenerativa por sobrecarga en caderas, rodillas, tobillos y columna, lumbalgia y Gota.

Asimismo, se ha demostrado que una mala alimentación tiene consecuencias directas en nuestro estado de ánimo y puede influir en los cuadros de ansiedad y depresión, así como crear una baja autoestima e influir en la disminución de la calidad de vida.

¿Cómo se detecta la obesidad? 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido unos baremos para tener una mejor aproximación a los casos en los que se puede estar hablando de obesidad o exceso de peso. Para ello, se apoya en el índice de masa corporal (IMC). Se trata de  un indicador simple de la relación entre el peso y la talla (altura) que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.

 

Este índice se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Por ejemplo una persona que pesa 60 kg y mide 1,60 m de estatura tiene un IMC=23.4 (60/1.60 = 60/2.56= 23.4). Tal como establece la OMS:

    • Un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso. 
    • Un IMC igual o superior a 30 determina obesidad. 

Pero no sólo se tiene en cuenta la cantidad, sino su ubicación. Es decir, que importa, y mucho, el lugar donde tiende a acumularse la grasa.  En el hombre es más frecuente su distribución abdominal y en la mujer a nivel de la cadera.

La distribución abdominal de la grasa se asocia a aumento del riesgo de enfermedades cardivasculares, diabetes e hipertensión arterial y se evalúa a través de la medición del perímetro de cintura. Se considera de riesgo un perímetro de cintura superior a 88 cm en la mujer y 102 cm en el varón. 

¿Qué causa el sobrepeso y la obesidad? 

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es una alteración del balance de energía entre las calorías consumidas y gastadas. En el mundo, se ha producido: un aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares simples pero pobres en fibra, vitaminas, minerales y otros nutrientes, y paralelamente, una disminución de la actividad física como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización. 

¿Cuáles son las consecuencias comunes del sobrepeso y la obesidad para la salud? 

La obesidad es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades no transmisibles como: 
    
    • Enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatía y accidente         
       cerebrovascular) 
    • Diabetes Mellitus 
    • Artrosis 
    • Algunos tipos de cáncer (cuerpo del útero, mama y colon). 

¿Cómo pueden tratarse el sobrepeso y la obesidad? 

La prevención y control del sobrepeso, la obesidad y sus enfermedades asociadas, requiere de intervenciones poblacionales y a nivel individual.Es importante establecer una estrategia para la prevención y control de los factores de riesgo y determinantes sociales de estas enfermedades en la población general, con líneas de actuación enfocadas en: 

    • La promoción de estilos de vida saludables 
    • Regulación de la oferta de productos y servicios. Por ejemplo: reducción de la sal del 
       pan, reducción del contenido de grasas malas (grasas trans) en los alimentos que      
       producen las industrias 
    • Promoción de entornos saludables para apoyar a las personas en el proceso de 
       realizar elecciones, de modo que la opción más sencilla sea la más saludable en 
       materia de alimentos, actividad física periódica y exposición al humo de tabaco. 

Publicado en Obesidad y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *