dieta-saludable-colon

La dieta saludable, un factor clave en la prevención del cáncer de Colon

Hoy es el día dedicado al Cáncer de Colon. Una fecha muy señalada en la que numerosos profesionales de la medicina han querido recordar la gran importancia de llevar una dieta saludable, así como unas pruebas de cribado para su precoz detección.

 En este sentido se ha expresado el doctor Miguel Muñoz-Navas, presidente de la Fundación Española de Aparato Digestivo (Fead), quien ha explicado en un medio de comunicación nacional la importancia de la prevención y la detección precoz mediante las campañas de cribado del cáncer de Colon. Para ello resalta la relevancia de las campañas de cribado que, según el especialista, “Deberían ser generalizadas, en gente sin síntomas ni antecedentes personales ni familiares, a partir de los 50 años”.

“La dieta saludable, un factor clave en la prevención del cáncer de Colon”

En nuestro país este es el segundo cáncer más diagnosticado en la población femenina, tras el de mama y el tercero en hombres. Para poder reducir este número, lo importante está en su pronto diagnóstico, ya que puede pasar desapercibido durante mucho tiempo, así como la concienciación de que una dieta saludable, rica en fibra y libre de grasas saturadas, también ayuda en materia de prevención.

Menos grasas y carne roja y más fibra

Los expertos nutricionistas del ámbito de la medicina están de acuerdo en que es muy importante reducir el consumo de grasas, la carne roja y procesada, que es aquella que se ha transformado a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. El incremento en la ingesta de fibra es también muy importante. Todo ello contribuye a disminuir el riesgo de desarrollar este tipo de tumor. Es decir, cambiar un estilo de vida inadecuado para evitar factores de riesgo.

Se trata de pequeños gestos en nuestra dieta diaria que sí están en nuestra mano. Por ejemplo, como en muchas otras enfermedades, se debe evitar el exceso de grasa en nuestra alimentación diaria, reducir los alimentos procesados y la carne roja. En la lista de productos habituales se debe apostar por frutas y verduras, legumbres y cereales integrales. Así se ha expresado al respecto el doctor Miguel Muñoz-Navas, quien recuerda que “En Europa y Estados Unidos el cáncer de colon cada vez es más frecuente. Sin embargo, en países subdesarrollados de África casi no existe. Allí comen poca carne roja y mucha fibra. Nosotros, si siguiéramos la dieta mediterránea, conseguiríamos tener una menor incidencia de este cáncer”.

Y es aquí donde los expertos sacan a relucir la alimentación mediterránea, como explica   el doctor Pedro Robledo, coordinador de la unidad de Dietética, Nutrición e Investigación de MD Anderson Cancer Center de Madrid. “Lo que se considera patrón de dieta mediterránea es inicialmente la de mayor utilidad como prevención no solo de cáncer de colon sino de muchos tumores”.

Prevención primaria: alimentación adecuada

Una correcta alimentación se incluye en lo que expertos en medicina nutricional coinciden en llamar «prevención primaria». En esta prevención se incluyen otros consejos como

evitar el sobrepeso, abandonar el tabaco y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, además de practicar algún tipo de ejercicio físico de forma regular.

obesidad-alimentacion

La obesidad, causa de complicaciones médicas

Los profesionales médicos han vuelto a hacer hincapié en la necesidad de llevar una dieta saludable, en la que se evite el exceso de grasa y alimentos procesados. Los estudios indican, cada vez con más precisión, que las complicaciones médicas asociadas a la obesidad son múltiples.

Entre ellas, por ejemplo, aumento de triglicéridos, colesterol, hipertensión arterial, diabetes, enfermedad coronaria o venas varicosas. A ellas se suma otra larga lista de posibles dolencias asociadas al sobrepeso como la apnea obstructiva del sueño, accidentes cerebrovasculares, alteraciones e hígado graso (Cáncer de colon, recto y páncreas), hernias, incontinencia urinaria, osteoartritis degenerativa por sobrecarga en caderas, rodillas, tobillos y columna, lumbalgia y Gota.

Asimismo, se ha demostrado que una mala alimentación tiene consecuencias directas en nuestro estado de ánimo y puede influir en los cuadros de ansiedad y depresión, así como crear una baja autoestima e influir en la disminución de la calidad de vida.

¿Cómo se detecta la obesidad? 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido unos baremos para tener una mejor aproximación a los casos en los que se puede estar hablando de obesidad o exceso de peso. Para ello, se apoya en el índice de masa corporal (IMC). Se trata de  un indicador simple de la relación entre el peso y la talla (altura) que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.

 

Este índice se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Por ejemplo una persona que pesa 60 kg y mide 1,60 m de estatura tiene un IMC=23.4 (60/1.60 = 60/2.56= 23.4). Tal como establece la OMS:

    • Un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso. 
    • Un IMC igual o superior a 30 determina obesidad. 

Pero no sólo se tiene en cuenta la cantidad, sino su ubicación. Es decir, que importa, y mucho, el lugar donde tiende a acumularse la grasa.  En el hombre es más frecuente su distribución abdominal y en la mujer a nivel de la cadera.

La distribución abdominal de la grasa se asocia a aumento del riesgo de enfermedades cardivasculares, diabetes e hipertensión arterial y se evalúa a través de la medición del perímetro de cintura. Se considera de riesgo un perímetro de cintura superior a 88 cm en la mujer y 102 cm en el varón. 

¿Qué causa el sobrepeso y la obesidad? 

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es una alteración del balance de energía entre las calorías consumidas y gastadas. En el mundo, se ha producido: un aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares simples pero pobres en fibra, vitaminas, minerales y otros nutrientes, y paralelamente, una disminución de la actividad física como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización. 

¿Cuáles son las consecuencias comunes del sobrepeso y la obesidad para la salud? 

La obesidad es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades no transmisibles como: 
    
    • Enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatía y accidente         
       cerebrovascular) 
    • Diabetes Mellitus 
    • Artrosis 
    • Algunos tipos de cáncer (cuerpo del útero, mama y colon). 

¿Cómo pueden tratarse el sobrepeso y la obesidad? 

La prevención y control del sobrepeso, la obesidad y sus enfermedades asociadas, requiere de intervenciones poblacionales y a nivel individual.Es importante establecer una estrategia para la prevención y control de los factores de riesgo y determinantes sociales de estas enfermedades en la población general, con líneas de actuación enfocadas en: 

    • La promoción de estilos de vida saludables 
    • Regulación de la oferta de productos y servicios. Por ejemplo: reducción de la sal del 
       pan, reducción del contenido de grasas malas (grasas trans) en los alimentos que      
       producen las industrias 
    • Promoción de entornos saludables para apoyar a las personas en el proceso de 
       realizar elecciones, de modo que la opción más sencilla sea la más saludable en 
       materia de alimentos, actividad física periódica y exposición al humo de tabaco.