Comer legrumbres-beneficios

Comer legumbres: Buen fundamento de la dieta mediterránea

Comer legumbres es un buen fundamento de la dieta mediterránea. Se trata de un alimento con alto contenido nutritivo. Sin embargo, en los últimos años ha descendido su ingesta por varios motivos. En primer lugar, porque se asocia, de forma injusta, a que engordan. Otro motivo, es que se dice que pueden diferirse mal, aspecto que no es cierto. También la falta de tiempo.

“Comer legumbres es un buen fundamento de la dieta mediterránea”

Por todo ello, hay que recordar los grandes beneficios de comer legumbres e incorporarlas a nuestra dieta. Razones para incluirlas en nuestra dieta, al menos, tres veces en semana:

 

1. Tienen poca grasa. Además si se combinan de forma correcta con otros alimentos hacen que su absorción sea mayor.

2. Son económicas y se conservan durante mucho tiempo.

3. Son también una gran fuente de fibra. Nos dan una sensación de saciedad. Asimismo, ayudan al correcto funcionamiento intestinal. Es más, además controlan los niveles de colesterol y glucosa en sangre.

4. Contienen proteína vegetal de alto valor biológico. Es importante, especialmente en casos de dietas vegetarianas.

5. Gran cantidad de hierro. Su alto contenido en este mineral es esencial en nuestra alimentación. Sobre todo, en embarazadas, niños, perdonas mayores y deportistas.

6. Hidratos de carbono complejos que se absorben de forma lenta. Por este motivo, son idóneas para etapas en las que queremos adelgazar. En las cantidades correctas, evita picos de glucosa. También sacia el hambre y aportan energía.

7. Aportan vitaminas A, C, D, E, K. También ácido fólico, y minerales como calcio, magnesio, fósforo, yodo y potasio. Este coctel es muy importante para nuestro sistema nervioso y muscular.

proteina vegetal y frutos secos

Frutos secos: ricos en proteína vegetal y sustancias bioactivas

Los frutos secos, ricos en proteína vegetal y sustancias bioactivas, gozan de una inmerecida mala prensa, muchas veces porque se asocian sólo a su alto contenido en calorías. Es verdad que unos 100 gr contienen 600 Kcal, ya que su contenido en agua es muy bajo. Sin embargo, no hay que descartar las grandes propiedades y beneficios que tienen para nuestro organismo.

Pero es importante destacar que el 50% de las grasas que contienen, son de las que se denomian “grasas buenas”: grasas insaturadas, ácidos grasos omega 3, ácidos grasos oleicos y linoléicos. Con ellas podemos reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno. So Por sus cualidades son alimentos que ayudan en la salud del corazón.

“Los frutos secos son ricos en proteína vegetal y sustancias bioactivas”

Aunque no son recomendables en las dietas hipocalóricas de forma general, debido a su alto contenido calórico, sí pueden tomarse en pequeñas cantidades, sin excedernos y siempre mejor crudos. Las recomendaciones diarias se sitúan en torno a unos 30 gr. al día. De ahí que sean ideales para introducirlos en ensaladas, platos habituales o en postres.

Eso sí, ante la duda, lo mejor es ponernos en manos de nuestro médico nutricionista, ya que, en ocasiones, pueden provocar alergias en personas con una alta sensibilidad o fermentaciones en el intestino, que provoca flatulencias. El profesional nos aconsejará sobre su introducción en nuestra dieta o selección en estos casos.

Por ejemplo, las vitaminas del grupo B que contienen, sirven para recuperarnos del cansancio, el síndrome premenstrual o combatir el estrés. Sus antioxidantes ayudan a luchar contra los radicales libres, que se relacionan con algunas enfermedades degenerativas y asociadas al envejecimiento.

Además, tienen abundancia de fibra y vitamina E, proporcionan calcio, y, en algunos casos puedan ser sustitutivos de la leche. La fibra de los frutos secos promueve un paso rápido de alimentos por el tracto intestinal, una forma de prevenir también el estreñimiento.

Asimismo, son ricos en proteína vegetal, y sustancias bioactivas como los flavonoides. Tienen un alto contenido en minerales, que aportan a nuestro organismo potasio, calcio, hierro, magnesio, y oligoelementos, como el zinc y el selenio. Con el fósforo que aportan se contribuye a mejorar la memoria y mantener la capacidad intelectual.

Los frutos secos: fuente de vitaminas

Algunas de sus propiedades, son:

– Favorecen una buena salud cardiovascular: Gracias a su aporte de fibra, sus proteínas vegetales. Son firmes aliados para proteger los vasos sanguíneos y reducir la presión arterial-

-Mejoran la inflamación: Su contenido en omega 3 y antioxidantes los hacen ser idóneos antiinflamatorios.

-Contribuyen a mejorar los niveles del colesterol bueno en la sangre.

-Son aliados contra el envejecimiento: la vitamina E que posee cuida de nuestars células.

-Asisten al buen mantenimiento de los músculos, por eso son muy consumidos por deportistas.

-Tienen arginina, muy relevante para la circulación sanguínea, la cicatrización de heridas y es un protector de las funciones inmunológicas.

Cualidades específicas de los frutos secos más conocidos

Cada uno de los frutos secos destaca por sus propias cualidades y funciones:

Anacardos: Repressentan una fuente de carbohidratos y proteínas. Sinónimo de vitamina B1 y magnesio. Ayudan en situaciones de estrés y depresión.

Almendras: Por su contenido en tienen vitamina E y magnesio. Ayudan a reducir el colesterol. En su piel hay flavonoides. Las almendras tienen gran cantidad de proteínas vegetales, vitamina C y fibra.

Avellanas: contienen grasas insaturadas, tiene vitamina E, vitaminas B1, B2 y B9, y vitamina A y C; también minerales, como potasio, calcio y magnesio, fósforo y manganeso. combatir la fatiga y el cansancio son ideales las avellanas por su aporte de hidratos de carbono.

Cacahuetes: contienen proteína y fibra, mucha vitamina E y B5, están recomendados en la infancia, adolescencia y durante el embarazo.

Nueces: son antioxidantes y ayudan a mejorar la memoria por los polifenoles que contienen. Son una buena fuente de omega 3 que ayuda a reducir el colesterol.

Pistachos: Ayudan a reducir el conocido colesterol malo. Además,  aumentan el colesterol bueno. Tienen un alto contenido en antioxidantes como las vitaminas A y E. pistachos son una fuente de potasio, calcio, fósforo y hierro.

Castañas: son ricas en azúcares y bajas en grasas buenas y proteínas.

Piñones: propiedades nutritivas que protegen el corazón, aportan mucha energía de forma rápida y tienen mucha proteína vegetal.