Ernhrungsumstellung  gesund leben

5 productos que debes dejar fuera de una alimentación saludable

Una forma de cuidarnos es no incluir en nuestra dieta comidas y bebidas que poco aportan en una alimentación saludable.

No se trata de no probarlas nunca, pero sí se recomienda no incluirlos como un hábito. En la medida de lo posible, como norma general, es mejor evitarlos en nuestro día a día.

Todo ello, sabiendo que se trata de alimentos y bebidas que, a pesar de no ser buenos para nuestra salud, son especialmente adictivos y más apetecibles. O si no ¿Por qué apetecen tanto las bebidas gaseosas, las hamburguesas o las patatas fritas? Por eso, hay que ser conscientes de que su consumo debe ser ocasional.

Entre todos ellos, la bollería industrial, los productos catalogaos como “light”, la comida rápida, el pan de molde,

1. Bollería industrial

La ingesta de este tipo de productos se está disparando, con una incidencia no aconsejable entre los más pequeños. En este caso, son poco recomendables por el exceso de azúcar y también de sal, en cantidades demasiado elevadas, así como su elaboración con aceites y grasa de mala calidad. En su composición hay demasiados elementos poco saludables y su abuso hace que se desplacen alimentos más saludables en desayunos y meriendas, especialmente.

2. Productos “versión light”

Una de las mayores confusiones hoy día son los productos “versión light”. Se tiende a pensar que son beneficiosos, ya que no contienen tanto azúcar. Sin embargo, en estos casos se abusa de los edulcorantes, que no aportan energía a nuestro organismo. Tal como indica el Reglamento (CE) No 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, las “versiones light” contienen un 30% de nutrientes menos que la original. En muchos casos se confía en que ese menor porcentaje de calorías es más saludable cuando no es así porque “light” no significa cero calorías. Asimismo, en contenido energético y nutricional también queda mermado.

Además, pueden influir y modificar la flora intestinal. La consecuencias son que pueden desplazar a las bacterias beneficiosas, de esta forma, nos predisponemos a a patologías como la obesidad o la intolerancia a la glucosa.

3. Las bebidas con burbujas y azucaradas:

El calor y el verano, más que en otras ocasiones del año, incitan a consumir bebidas refrescantes y con burbujas. Así de tentadoras son, pero, nada más lejos de la realidad para nuestra salud. No nos aportan nutrientes básicos y esenciales para nuestra alimentación equilibrada, sino una enorme cantidad de azúcar totalmente innecesaria, en torno a 35g de azúcar, unas 7 cucharadas por bote.

Tal como se recuerda desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), en una sola lata de este tipo de bebidas de sabor de cola, naranja, etc. Se superan con creces las cantidades recomendadas de azúcar, que no deben superar el 10% de la ingesta total de alimentos diaria. Incluso va más allá de sus consejos e indica que lo idóneo sería reducirla al 5%.

Por hacernos una idea, en una dieta estándar de 2000 Kcal diarias, ese 10% supone unas 200 Kcal de azúcares, unos 50 gramos al día. Si nos ajustamos a la recomendación de la OMS del 5%, serían 25 gramos al día. Es decir, una sola lata de bebidas azucaradas ya supera el índice diario recomendado.

4. Comida rápida o prefabricada

Ahorrar tiempo no es sinónimo de saludable en la cocina. Un claro ejemplo, todo lo que viene ya preparado como las patatas fritas congeladas, las hamburguesas, los nuggets de pollo o lasañas prefabricadas, entre otras muchas tentaciones de comida rápida o pre hecha. Sabrosos y baratos, pero nada recomendables para nuestra salud. ¿Por qué? Pues porque es altamente rica en azúcares simples, salsas con mucho sodio, harinas refinadas así como grasas trans, etc. Si las consumimos de forma habitual, lo único que aportarnos a nuestro organismo es un incremento exagerado de la ingesta calórica y la posibilidad de aumentar nuestra grasa corporal. Todo ello con problemas de salud asociados como el riesgo cardiovascular, diabetes tipo 2, dislipemias (elevación del LDL-colesterol y de los triglicéridos) o incremento de la tensión arterial. Por ello, lo más indicado, mantener estos productos lejos de nuestra nevera y consumirlos de forma muy ocasional.

5. Las famosas palomitas de microondas o el pan de molde

Si no se puede resistir la tentación de una noche de plan de cine con palomitas, lo más recomendable es olvidarnos de las palomitas de microondas y hacerlas en plan “casero”. ¿Por qué? Porque las que hacemos nosotros aportan hidratos de carbono, vitaminas del grupo B, proteína vegetal y fibra, mientras que las del micro pueden contener sustancias químicas para aportar sabor y aroma como el diacetilo. Es más, las de cas, se pueden hacer con aceite de oliva virgen y con poca sal.

Otro ejemplo lo tenemos en el pan de molde, tan empezado para sandwiches y tostadas. Está hecho a partir de harinas refinadas de cereales (generalmente trigo), levadura, agua y sal. Resulta que este  tipo de harinas, aportan menos fibra, vitaminas y minerales, ya que eliminan la cáscara del cereal. Lo mejor, optar por el pan con harina integral.

Evitar riesgos innecesarios para nuestra salud es apostar por los productos más naturales y ferscos, especialmente en épocas en las que hay tantas frutas y verduras apetecibles: cerezas, sandía, tomates, etc

 

Ernhrungsumstellung  gesund leben

5 Alimentos que nos ayudan en nuestra pérdida de peso: Conoce tus aliados naturales

Los expertos en nutrición están en constante estudio para analizar los beneficios que aportan los alimentos en nuestro equilibrio corporal. De esta forma, se van conociendo con más detalle alimentos y productos estrella que ayudan en nuestra dieta, en la quema de grasa, y aportan beneficios muy positivos.

La alimentación saludable tiene grandes aliados, los conocidos de toda la vida y otros, no tan afamados pero que aportan grandes y sorprendentes propiedades. Como todo en la vida, hay que matizar que se trata de incluirlos en la dieta equilibrada, donde el balance nutricional sea acorde a nuestras necesidades.

Para llevar una vida sana, hay que incluir un poco de todo, seguir las indicaciones de la pirámide alimentaria, sin hacer ni grandes excesos ni sacrificios sin fundamento. Es simplemente, adquirir unos hábitos de vida y consultar a nuestro médico nutricionista sobre posibles intolerancias, seguimiento y ayuda para la pérdida de peso, etc.

Entre las novedades de 2016, se encuentran algunos productos que publica la revista ‘Health’, que apuesta por ellos por los beneficios concretos que poseen y porque no son tan conocidos como otros alimentos. Esta revista los denomina “superalimentos”, ya que ayudan a adelgazar. Incluimos aquí un resumen, ya que no deja de ser una opción sana y una forma de conocer las grandes opciones que tiene la alimentación como aliada natural para ayudarnos a perder esos kilos de más y mejorar nuestra salud.

1. ‘Jackfruit’ o jaca: una fruta aún muy desconocida con grandes propiedades

 

En castellano esta fruta se conoce como español jaca. Se trata de un producto tropical tradicional de la ciudad de Bangladesh. Su tamaño puede alcanzar el de una sandía. Lo más destacado es que la jaca es una importante fuente de resveratrol, un antioxidante clave para adelgazar. ¿por qué? Pues por su capacidad de convertir el exceso de grasa blanca (la que de forma coloquial llamamos, ‘la mala’ para la salud)– en marrón (digamos, la grasa buena, que no se acumula en zonas como vientre, abdomen y glúteos).

¿Cómo se sabe? Pues por estudios recientes como el que se ha realizado por la Universidad de Washington tras observar que aquellos ratones a los que se alimentó con una dieta que contenía sólo un 0,1% de resveratrol, eran capaces de convertír la grasa blanca en parda en muy poco tiempo. De esta form,a se concluyó que tomar dos o tres porciones al día de frutas ricas en resveratrol, como la jaca, ayuda a adelgazar eliminando las grasas perjudiciales para la salud.

2. Café: Una forma de quemar calorías

Como todo el alimentación, hay que hablar desde la moderación en la ingesta, el equilibrio y la compatibilidad con cada individuo. Una taza de café al día, como revelan los más recientes estudios, tiene grandes beneficios para nuestra salud. Entre otras aspectos, se ha confirmado que su consumo ayuda a acelerar el metabolismo, y así, contribuye a perder unas calorías extras. Además puede ayudar a saciar levemente el apetito, sostienen algunos expertos como el dietista Nigel Denby en ‘la revista The Daily Mail’. Este nutricionista indica que en este estudio se encontró que el café verde, que se elabora con granos de café sin tostar, puede ayudar a perder peso. Y esto es posible porque el café verde contiene ácido clorogénico, una variante que ayuda a reducir la cantidad de azúcar que absorbe el intestino acelerando la velocidad a la que el cuerpo quema la grasa.

Otro estudio al respecto, realizado en España, resaltaba también que aquellas personas que consumían cafeína antes de hacer ejercicio quemaban un 15% más de calorías durante las tres siguientes horas que los que no tomaron café. Si bien, hay que matizar que los nutricionistas se decantan por que el consumo de café se limite a los 300 miligramos diarios, algomás de dos tazas.

3. Kiwi: Una propuesta idónea como cena

Un estudio de investigadores de Taiwán descubrió que tomar dos kiwis una hora antes de irse a la cama, ayuda a conciliar el sueño rápidamente y a perder peso. Estos científicos sostienen que este efecto se debe a los altos niveles de antioxidantes y serotonina, que ayuda a regular nuestro reloj interno para descansar sin problemas y se nota así en nuestro organismo.

4. Las legumbres, esenciales en cualquier dieta

Las legumbres aportan grandes beneficios y ayudan también en la dieta. No sólo son reconocidas por su aporte de proteínas, fibra y minerales, sino que los estudios de nutrición han desvelado que son esenciales porque ayudan a equilibrar el nivel de azúcar en sangre, por lo que son un apoyo en cuanto al colesterol y la diabetes. Una investigación de la Universidad de Manitoba (Canadá) indica que su consumo regular puede ayudar también a controlar y combatir la obesidad.

Un beneficio también defendido en otros estudios como la que publicó ‘The British Journal of Nutrition’ que explicaba que comer en torno a cinco raciones de 200 gramos de legumbres a la semana es más eficaz para reducir la grasa del vientre y cintura que recortar nuestra dieta en 500 calorías cada día. Ricas en nutrientes, son un firme aliado para bajar de peso.

5.  El sorgo: Muy parecido a la quinua

La naturaleza no deja de sorprendernos con alimentos saludables. Uno de ellos es el sorgo, gramíneas provenientes de las regiones tropicales y subtropicales de África oriental. En la actualidad se cultivan, además en Europa, América y Asia como cereal para consumo humano, animal, en la producción de forrajes.

 

El sorgo tiene capaz de absorber el azúcar que obtenemos a través de otros alimentos y liberarlo lentamente en el organismo para que lo asimile poco a poco. De esta forma, nuestros niveles de energía se mantienen, que lo irá asimilando poco a poco, mejorándolos a a lo largo del día y controlando la cantidad de glucosa en sangre. Es muy indicado para el control de peso y se pueden incluir unos granos enteros en guisos y ensaladas.

Aunque se trata de un alimento aún poco conocido en nuestra cultura, va siendo más habitual en las dietas europeas poco a poco. Es parecido al maíz, rico en vitaminas del grupo B y E, proteínas. Asimismo, tiene un escaso aporte de grasas, es un cereal libre de glúten.