Reglas de oro para una buena alimentación durante el embarazo

La alimentación durante el embarazo debe ser equilibrada, variada y sana para cubrir las necesidades de la mujer y del feto y conseguir que la gestación se desarrolle en condiciones óptimas. Hay que tener en cuenta que el embarazo es un estado especial de la mujer  y requiere un aporte suficiente de proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y oligoelementos.

Las proteínas son las que van a realizar la función constructora y reparadora: son “los ladrillos” que permiten la formación de los tejidos, ya que intervienen en el crecimiento y desarrollo del feto, en la formación de los tejidos de reserva de la mujer para el parto y la lactancia, y contribuyen en el aumento de tamaño del pecho, útero y volumen sanguíneo. Dada la importancia funcional de las proteínas, es necesario que se elijan de buen valor biológico. Es decir, a la hora de elegir carne, pescado o huevos, debemos procurar que éstos sean de calidad y poco grasos.

«La alimentación durante el embarazo debe ser equilibrada, variada y sana»

Las grasas son una fuente de energía y son necesarias para la formación de la estructura celular, para la función reparadora de ciertas hormonas y como vehículo de vitaminas y nutrientes.

Por su parte, los hidratos de carbono suponen también una de las fuentes de energía más importantes y forman parte de la membrana celular, por lo que son muy necesarios en la alimentación durante esta época de la vida de la mujer.

La alimentación es un pilar básico para evitar problemas antes, durante y después del embarazo, por lo que siempre hay que controlar el peso, ya que en el momento de la concepción es muy importante. Existen, en cuanto al peso, tres modelos de mujeres embarazadas:

    • Mujeres que parten de un bajo peso: es conveniente que éstas aumenten más su peso durante la gestación para evitar problemas en ellas y en el feto y para asegurarnos de que el embarazo llegue a buen término.
    • Mujeres con normopeso: lo ideal es que lleguen al final de su embarazo con un aumento de 11 kgs. de peso.
    • Mujeres con obesidad o sobrepeso: lo ideal es conseguir que no aumenten más de 7 u 8 kgs  de peso. En estas mujeres existe un riesgo mayor de padecer una diabetes gestacional, una hipertensión o una preeclamsia.

Para todo ello, la alimentación durante el embarazo ha de ser completa. Generalmente se mantienen los hábitos de siempre y sería positivo consultar con un médico nutricionista si éstos son los adecuados. Durante el último trimestre se triplica el peso del feto y es ahí cuando se requiere una alimentación un poco más especial.

Tengamos en cuenta que durante el embarazo no hay que comer por dos, simplemente hay que comer mejor.

Ritmonutricion

Ritmonutrición: 5 consejos para comer respetando nuestro organismo

La Ritmonutrición podría definirse como la forma de comer respetando nuestros ritmos internos.  Lo que debemos hacer es escuchar este funcionamiento interno, no ir en su contra y adoptar un estilo de vida más sano.

El equilibrio nutricional es el camino hacia nuestra salud y bienestar. Como siempre recordamos desde estas líneas, no se trata de dietas altamente restricitivas cuando queremos perder peso o mantener el que tenemos, sino de establecer una disposición adecuada de los alimentos según lo que se conoce como Cronobliogía Nutricional. En otras palabras, saber qué alimento comer a cada hora del día. Se trata de alimentarnos respetando nuestros ritmos internos.

Y es que es importante saber que los ritmos de nuestro metabolismo corporal varían en función del ciclo circadiano, es decir, durante las 24 horas del día. ¿Por qué durante ese transcurso de tiempo cambian los ritmos biológicos? Pues buscando el objetivo de optimizar el rendimiento físico, emocional e intelectual de cada personal. Una vía de encontrar el mejor punto para nuestro equilibrio global y bienestar. Una variación en la que también influye la presencia o ausencia de la luz del sol.

Por tanto, podemos controlar nuestro peso, así como nuestras energías respetando el funcionamiento de sus mecanismos. Es decir, sin interferir en él, por ejemplo, cuando dormimos poco o comemos mal, ya que no alcanzaremos nuestro rendimiento óptimo cuando repetimos estos malos hábitos.

Lo mejor para nuestra salud y el equilibrio nutricional es seguir estas pautas que nos indica el cuerpo: dormir bien, hacer alguna actividad física adecuada a nuestro estado y alimentarnos de forma correcta. De esta forma, tenderemos más armas para evitar enfermedades, envejecer de forma más lenta y mantener el ese equilibrio en nuestra composición corporal.

 Ritmonutrición: consejos de alimentación que ayudan a mantener el peso

 Más que comer en grandes cantidades, que también, la ganancia de peso se debe muchas veces a los desequilibrios asociados al ritmo de vida con mucho estrés, desde la dificultad para conciliar el sueño hasta la facilidad para engordar, la depresión o la irritabilidad surgen de una mala alimentación que no respeta los ritmos del organismo.

Por ejemplo, hábitos tales como no desayunar, o solo tomar un café por la mañana, cenar abundante y tarde, sea con carne o pastas, y dormir poco, suelen tener efectos nocivos a largo plazo que pueden dar lugar problemas de salud más graves y enfermedades específicas.

Lo único que debemos hacer es respetar los ritmos internos y no ir en contra de ellos para adoptar un estilo de vida más sano.

 Seguir el ritmo natural de nuestro cuerpo es sencillo. Se trata de mantener unas pautas saludables y unos consejos nutricionales en nuestro día a día:

  1. Hacer cinco comidas al día:

Pequeñas cantidades, pero con intervalos de tiempo equilibrados. El objetivo, controlar los picos de insulina que se producen en nuestro cuerpo a lo largo del día, en función de nuestro ritmo interno personal. Numerosos estudios inciden en resaltar que esta pauta es mejor para adelgazar que el hecho de pasar grandes periodos de ayuno. Diversas investigaciones han comprobado que las personas que comen cinco veces al día se mantienen más delgadas que las que comen cuatro y éstas más que las que ingieren alimentos tres veces.

  1. Mantener los mismos horarios de comida:

Se trata de la mejor forma de encontrar el equilibrio interno del organismo, una vía para hacer que nuestro cuerpo funcione de una forma armónica.

  1. El desayuno, lo más importante del día:

Ya lo dice el sabio refrán “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. ¿Por qué es así? Pues porque en las primeras horas de la mañana somos más activos, necesitamos más energía que por la noche, que es el tiempo en el que ya nos estamos preparando para dormir.

  1. Respetar los ritmos naturales de nuestro cuerpo en nutrición:

Una forma de encontrarnos mejor de forma general y contribuir a nuestro peso equilibrado, es otorgar a nuestro organismo aquellos alimentos que necesita en los momentos más idóneos del día. Se trata sencillamente de conocer nuestro reloj biológico y aplicarlo en nutrición. Por ejemplo, saber que de cinco de la madrugada a cinco de la tarde, nuestro organismo está preparado para genera la energía necesaria para realizar actividades físicas e intelectuales, mientras que a partir de las cinco de la tarde se prepara ya para descansar y repararse. Por tanto, hay que ingerir los alimentos que dan más energía en esa primera parte del día.

  1. Alimentar el equilibrio emocional:

Dedicar tiempo a la reflexión, buscar actividades como el yoga o el pensamiento reflexivo también ayudan a que tengamos un mejor balance, una actitud positiva. Se trata de encontrar nuestro equilibrio emocional, que aporte bienestar en nuestra salud.

 

micronutricion

La doctora Ana Garbizu participa en el curso de micronutrición

La doctora Ana Garbizu participa en el curso de micronutrición. Estas jornadas se han impartido por el Doctor Antonio Ruiz Pérez, uno de los principales referentes en la materia. Durante las doce sesiones dedicadas a la micronutrición se ha analizado una amplia temática que comenzó con la importancia de realizar un correcto análisis de estado saludable y una valoración del paciente.

Otro de los aspectos que trataron en detalle fue el relacionado con los términos “yo orgánico” y “yo emocional”. Más tarde, las jornadas se centraron en la permeabilidad intestinal. eukrasia- dyskrasia, semiología, inmunología aplicada einterpretación del análisis clínico I y II.

En el curso de micronutrición se han incluido apartados de especial actualidad como los probióticos y prebióticos, así como detoxificación, antioxidación, micronutrientes 10 homotoxicología y enzimoterapia.

Las dos últimas jornadas se dedicaron a la microinmunoterapia y la terapéutica. (protocolos y casos clínicos).

nutrigenomica

La nutrigenómica: nutrición personalizada, la clave para dietas correctas

La nutrigenómica, un concepto que puede aportar grandes avances hacia una nutrición personalizada y las claves para dietas más idóneas en cada caso.

En este sentido, ‘El ladrón de cerebros. Comer cerezas con los ojos cerrados’ (Debate) es un libro muy recomendable. Un manual muy esclarecedor en el que se trata cuál va a ser el futuro de las dietas, haciendo especial hincapié en un término que tendrá mucho peso, la nutrigenómica. Un término que cambiará mucho la forma en que nos alimentamos en la actualidad, tal como se describe en estas páginas.

Desde el punto de vista científico, se explica cómo la genética también está presente en nuestros gustos y preferencias por unos u otros sabores.

Tal como destacan desde el Instituto Nutrogenómica, al igual que no todas las personas tienen el mismo riesgo de padecer ciertas enfermedades, “tampoco reaccionamos igual a una alimentación, ya que esta respuesta viene modulada por la genética individual”. Por tanto, “la alimentación puede supeditar la reacción de las mutaciones existentes en nuestro genoma, el conocimiento del genoma nutricional es básico para entendernos a nosotros mismos y diseñar una dieta personalizada con efectos positivos sobre nuestra salud o rendimiento deportivo”.

«La nutrigenómica, un concepto que puede aportar grandes avances hacia una nutrición personalizada»

Por tanto, estamos ante un concepto general, el de la nutrigenómica, que quiere decir que cada uno de nosotros metabolizamos los alimentos de forma diferente. Por ello, cuando seamos capaces de saber la información genética y epigenética que nos diferencia, seremos capaces de realizar recomendaciones nutricionales mucho más individualizadas que las que se llevan a cabo en la actualidad.

Se trata de una idea que hace referencia específica a cómo las diferencias genéticas individuales afectan a la ingesta y metabolismo de los alimentos: Es más, el concepto más amplio de “nutrigenómica” es multidisciplinar, y en él se analiza cómo los alimentos afectan a la expresión de los genes, asimismo, se tiene en cuenta aspectos concretos de la absorción y el metabolismo celular o ‘metabolomics, así como otras variables no estrictamente genéticas.

Estamos entonces ante un campo completo como es la nutrición donde las nuevas pautas no significa que nuestro ADN vaya a transformar la forma en que nos alimentamos, pero sí puede ser muy útil para mejorar en casos específicos con dietas personalizadas en función del perfil genético.

En este sentido, hay ya investigaciones que se centran en analizar los genes asociados a enfermedad cardiovascular, diabetes y obesidad, ya que son porque son los más relevantes desde el ámbito médico, pero también se podrá emplear para conocer qué alimentos deberíamos eliminar de la dieta si se pretende bajar de peso. Se trata de analizar el ADN para saber cómo metabolizamos los alimentos , y , a partir de ahí, seguir unas pautas personalizadas y unas indicaciones para mejorar mis hábitos alimenticios.

vitamina D

Europa revisa al alza las aportaciones recomendadas de vitamina D

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha presentado un completo informe, de 150 páginas, en los que se ha establecido los valores y el umbral recomendado de vitamina D, para mejorar la salud muscular ósea, sin tener en cuentra otros beneficios de esta vitamina como las relacionadas con los problemas cardiovasculares.

La agencia recomienda, por lo tanto, un aporte diario de 15 mg. De vitamina D ( 600 UI) para todo el mundo y 10 mg para los bebés, el triple de la aportación que actualmente está estipulada por la Agencia Francesa de la Seguridad Alimentaria (ANSES). Por lo tanto, se pone de manifiesto así la necesidad de garantizar un consumo suficiente de vitamina D.

Pero muchas personas se preguntan entonces ¿de dónde obtengo esta vitamina? ¿Es suficiente la dieta y la luz solar o son necesarias fuentes adicionales?

En primer lugar hay que destacar que la vitamina D es un nutriente único, ya que puede obtenerse tanto a través de la alimentación así como de la acción de la luz solar sobre nuestra piel. Es vital para el aprovechamiento óptimo del calcio por parte del organismo ya que promueve su absorción en el intestino, su deposición en los huesos y regula sus niveles en sangre.

En caso contrario, su carencia puede provocar trastornos óseos como el raquitismo en niños y la osteoporosis en adultos. Además, se ha descubierto, en otros numerosos estudios, que la vitamina D desempeña muchas otras funciones.

«La vitamina D es un nutriente único, ya que puede obtenerse tanto a través de la alimentación así como de la acción de la luz solar sobre nuestra piel»

¿Pero, de qué se forma la Vitamina D?

La vitamina D está formada por dos compuestos, la vitamina D2 y la vitamina D3, que tiene una estructura química ligeramente diferente. La vitamina D2, también denominada ergocalciferol, la produce la levadura y generalmente se añade a los alimentos. Si bien, la vitamina D3 (colecalciferol) es la que se produce en la piel al exponerla al sol y puede obtenerse a través de alimentos de origen animal.

Ambas formas se emplean en alimentos enriquecidos y suplementos alimentarios, aunque hay estudios que demuestran que la vitamina D3 puede ser más potente y estable que la D2, por lo que debería ser la que se utilizara para enriquecer los alimentos1.

La vitamina D de los alimentos

Cabe recordar que la Organización Mundial de la Salud OMS hace una recomiendación actualmente de un consumo diario de 5 µg (= 200 Unidades Internacionales (UI)) de vitamina D para niños y adultos hasta 50 años (incluyendo mujeres embarazadas y lactantes), 10 µg (400 UI) para personas de 51 a 65 años y 15 µg (600 UI) para los mayores de 652. Las recomendaciones nacionales sobre la vitamina D varían en función de los países de Europa, pero suelen ser cifras más elevadas6. Por otro lado, el Institute of Medicine (IOM) de Estados Unidos actualmente recomienda consumir 15 µg de vitamina D al día para personas de 1-70 años y 20 µg al día para los mayores de 70 años7. Estas recomendaciones del IOM publicadas recientemente reflejan un aumento significativo en relación con su edición anterior: el consumo recomendado de vitamina D se multiplica por tres en el caso de los niños y es entre 1,5 y 3 veces superior en el de los adultos hasta 70 años, lo que muestra el notable progreso de la investigación en el campo de la vitamina D.

Las fuentes alimentarias de vitamina D más importantes incluyen: el hígado de pescado, los aceites de hígado de pescado, el pescado azul, la yema de huevo (ver Tabla 1), y los alimentos enriquecidos como cereales, leche, mantequilla y margarina8.

 Tabla: fuentes alimentarías de vitamina D principales

Alimento Vitamina D (µg por 100 g)
Aceite de higado de bacalao 210.0
Caballa cruda 8.2
Salmón crudo 7.1
Salmón a la plancha 5.9
Yema de huevo 4.9

Fuente9

Los niveles superiores seguros de consumo fijados por el Comité Científico sobre la Alimentación son de 25 µg de vitamina D al día para niños de hasta 10 años y de 50 µg al día para el resto de la población8. Asimismo, el IOM ha situado los niveles superiores de consumo seguro diario de vitamina D en 25 µg para bebés de 0-6 meses, 37,5 µg para niños de 6-12 meses, 62,5 µg para niños de 1-3 años, 75 µg para niños de 4-8 años y 100 µg a partir de los 9 años de edad7.

Cuando la vitamina D deriva de la exposición al sol

En los casos en los la luz solar entra en contacto con la piel, el colesterol produce vitamina D. En concreto, es la fracción ultravioleta B (UV-B, 280-315 nm) de la luz solar la que hace que esta se forme a partir de su precursor, el 7-dehidrocolesterol. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda exponer la cara y los brazos al sol durante unos 30 minutos al día, evitando quemarse, para lograr una producción adecuada de vitamina D2.

 

Eso sí, con precaución. Por eso, cualquier excedente de esta vitamina liposoluble producido durante el verano puede almacenarse en el tejido graso para su uso posterior. Es imposible obtener demasiada vitamina D a través de la exposición solar debido a la existencia de un mecanismo autorregulador que provoca en los análogos no activos de la vitamina D la descomposición inducida por el calor.

 

En líneas generales, las reservas de vitamina D no duran todo el invierno y en las latitudes europeas la luz solar no es lo suficientemente intensa en esta época del año como para producirla en cantidad suficiente3. Según la OMS, las personas que no salen de casa o las que se visten cubriéndose toda la piel presentan un riesgo especialmente alto de sufrir carencias de esta vitamina. Lo mismo sucede con las personas de piel oscura, ya que la pigmentación reduce la radiación UV-B que llega a las células productoras de vitamina D2. El uso frecuente y riguroso de filtros solares, habitualmente recomendado para protegernos del cáncer de piel, también bloquea la síntesis de la vitamina D4,5. Por ello, la vitamina D de origen alimentario desempeña una función muy importante.

¿Una cantidad insuficiente de vitamina D?

La mayoría de la población europea no cubre las cantidades recomendadas de vitamina D2. Para aquellos que tienen dificultades en obtenerla en los niveles adecuados a través de la luz solar y la dieta, los suplementos vitamínicos o los alimentos enriquecidos pueden ser una opción. Estudios recientes han mostrado que, por ejemplo, el zumo de naranja enriquecido puede representar una forma económica de contribuir a que la gente consuma la suficiente cantidad de vitamina D10.

En algunos países se han implementado con éxito programas de enriquecimiento de alimentos con vitamina D cuyo objetivo es llegar a una parte significativa de la población (como el enriquecimiento de toda la leche líquida en Canadá). Esto se ha comprobado al analizar el estado de vitamina D de la población de estos países. El enriquecimiento de alimentos (el obligatorio, además del voluntario) debe monitorizarse para tener en cuenta su impacto en el consumo total. Los programas obligatorios de enriquecimiento de alimentos con vitamina D tienen ventajas claras en comparación con los programas voluntarios, donde puede haber una gran variación en el enriquecimiento de nutrientes incluso dentro de la misma marca y categoría de alimentos (Ej: los cereales de desayuno).

Por estos motivos, para garantizar un consumo suficiente de vitamina D, la sanidad pública recomienda suplementos que proporcionen dosis diarias bien definidas, especialmente para grupos de riesgo como los ancianos y las mujeres postmenopáusicas, junto al aporte básico procedente de la dieta y los alimentos enriquecidos11.

Sea cual sea el enfoque adoptado, hay que tener en cuenta que el consumo diario total no debería superar el nivel superior de seguridad en relación con la edad de 25 y 50 µg (1000 y 2000 UI) al día que fijó el Comité Científico Europeo sobre la Alimentación8. Las personas con una mayor exposición al sol (lo que contribuye a la producción de vitamina D) deben tener cuidado para mantenerse dentro de esos límites seguros. Los síntomas clínicos del exceso de vitamina D (hipervitaminosis D) incluyen anorexia, pérdida de peso, debilidad, fatiga, desorientación, vómitos y estreñimiento8.

Los efectos beneficiosos de la vitamina D, antes y ahora

La vitamina D es importante para mantener los huesos sanos, además de ser necesaria para el funcionamiento de los músculos y el equilibrio. Su escasez puede derivar en un mayor riesgo de padecer fracturas. Además de fortalecer los huesos, los niveles adecuados de vitamina D reducen alrededor del 20-30% el riesgo de padecer fracturas derivadas de caídas, lo que constituye un problema significativo entre los adultos de más edad12. Otras áreas donde la vitamina D puede resultar beneficiosa son el declive cognitivo en los ancianos, la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, la diabetes y ciertos tipos de cáncer (de mama, colorrectal y de próstata)13-15. Sin embargo, el informe del IOM advierte que hay que realizar más estudios para confirmar estas relaciones7.

 

Exposición solar breve, alimentos y ejercicio

 

Para la población europea con riesgo de insuficiencia de vitamina D, la exposición diaria a la luz solar durante breves periodos de tiempo ayuda a garantizar su suficiencia a finales de primavera, verano y principios de otoño. Sin embargo, los veranos breves combinados con estilos de vida sedentarios en espacios de interior y la preocupación por el cáncer de piel hacen que sean más interesantes las medidas alimentarias como medio de satisfacer las necesidades individuales. Dichas medidas pueden incluir alimentos y suplementos enriquecidos con vitamina D, especialmente para grupos con un riesgo especialmente alto de no tenerla en una cantidad suficiente.

 

http://www.eufic.org/article/es/artid/Un-futuro-brillante-para-la-vitamina-D/

 

dieta-saludable-colon

La dieta saludable, un factor clave en la prevención del cáncer de Colon

Hoy es el día dedicado al Cáncer de Colon. Una fecha muy señalada en la que numerosos profesionales de la medicina han querido recordar la gran importancia de llevar una dieta saludable, así como unas pruebas de cribado para su precoz detección.

 En este sentido se ha expresado el doctor Miguel Muñoz-Navas, presidente de la Fundación Española de Aparato Digestivo (Fead), quien ha explicado en un medio de comunicación nacional la importancia de la prevención y la detección precoz mediante las campañas de cribado del cáncer de Colon. Para ello resalta la relevancia de las campañas de cribado que, según el especialista, “Deberían ser generalizadas, en gente sin síntomas ni antecedentes personales ni familiares, a partir de los 50 años”.

«La dieta saludable, un factor clave en la prevención del cáncer de Colon»

En nuestro país este es el segundo cáncer más diagnosticado en la población femenina, tras el de mama y el tercero en hombres. Para poder reducir este número, lo importante está en su pronto diagnóstico, ya que puede pasar desapercibido durante mucho tiempo, así como la concienciación de que una dieta saludable, rica en fibra y libre de grasas saturadas, también ayuda en materia de prevención.

Menos grasas y carne roja y más fibra

Los expertos nutricionistas del ámbito de la medicina están de acuerdo en que es muy importante reducir el consumo de grasas, la carne roja y procesada, que es aquella que se ha transformado a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. El incremento en la ingesta de fibra es también muy importante. Todo ello contribuye a disminuir el riesgo de desarrollar este tipo de tumor. Es decir, cambiar un estilo de vida inadecuado para evitar factores de riesgo.

Se trata de pequeños gestos en nuestra dieta diaria que sí están en nuestra mano. Por ejemplo, como en muchas otras enfermedades, se debe evitar el exceso de grasa en nuestra alimentación diaria, reducir los alimentos procesados y la carne roja. En la lista de productos habituales se debe apostar por frutas y verduras, legumbres y cereales integrales. Así se ha expresado al respecto el doctor Miguel Muñoz-Navas, quien recuerda que “En Europa y Estados Unidos el cáncer de colon cada vez es más frecuente. Sin embargo, en países subdesarrollados de África casi no existe. Allí comen poca carne roja y mucha fibra. Nosotros, si siguiéramos la dieta mediterránea, conseguiríamos tener una menor incidencia de este cáncer”.

Y es aquí donde los expertos sacan a relucir la alimentación mediterránea, como explica   el doctor Pedro Robledo, coordinador de la unidad de Dietética, Nutrición e Investigación de MD Anderson Cancer Center de Madrid. “Lo que se considera patrón de dieta mediterránea es inicialmente la de mayor utilidad como prevención no solo de cáncer de colon sino de muchos tumores”.

Prevención primaria: alimentación adecuada

Una correcta alimentación se incluye en lo que expertos en medicina nutricional coinciden en llamar «prevención primaria». En esta prevención se incluyen otros consejos como

evitar el sobrepeso, abandonar el tabaco y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, además de practicar algún tipo de ejercicio físico de forma regular.

Día Internacional de la Felicidad

Día Internacional de la Felicidad: la importancia del equilibrio emocional

El Día Internacional de la Felicidad ¿Qué es y por qué se celebra. Tal como señala la ONU, «es un día para ser feliz, naturalmente, que se conmemora desde el año 2013”. El objetivo, según la ONU “tener un reconocimiento al importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo”.

Precisamente, en un contexto difícil como el actual, dedicar un tiempo a recordar lo positivo de la vida es de agradecer. Así lo ve el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien ha resaltado que en estos momentos de «graves injusticias, guerras devastadoras, desplazamientos masivos, miseria absoluta y otras causas de padecimientos provocados por el hombre», el Día Internacional de la Felicidad es «una oportunidad mundial para proclamar la primacía de la paz mundial, el bienestar y la alegría».

La importancia de ser felices ¿es posible? ¿Hay una fórmula mágica? ¿Se consigue siempre? Miles de preguntas que son muy subjetivas y nada sencillas de responder con rotundidad.

Desde el punto de vista profesional, la felicidad puede asociarse a momentos personales y a una actitud por ver el lado bueno de lo que acontece, a pesar de las posibles vicisitudes de nuestra trayectoria, etapas de especial dificultad o acontecimientos tristes. En un balance global, la importancia estaría en apreciar lo que se nos ha dado, atrapar la magia de la vida y ser conscientes de que, en muchas ocasiones, tendremos el privilegio de disfrutar de una serie de ventajas a los que otros seres humanos no podrán acceder por diferentes motivos.

«Día Internacional de la Felicidad: la importancia del equilibrio emocional»

Ahí quizá radica el llamado “equilibrio emocional”, la capacidad de encontrar un balance en nuestro estado que nos haga tener una vida estable, sin grandes subidas y bajadas de ánimo y libre de males como pueden ser la depresión, ansiedad o estrés, tan asociados a nuestra sociedad actual.

Como todo en esta vida, se trata también de un trabajo propio. Podemos colaborar en encontrarnos mejor con nosotros mismos desde muchos ámbitos. Por ejemplo, intentando cambiar nuestra actitud con una visión más positiva, cuidando nuestra alimentación y nuestra salud, apreciando a los seres queridos que están en nuestro alrededor e intentando mejorar como personas siempre. También incorporando hábitos que complementen nuestro alimentación emocional, como puede ser el yoga, un deporte que nos guste, la meditación o la lectura.

La dificultad de encontrar la sencillez de la vida en medio de la complicación que a veces nos viene dada es el gran reto por el que luchar. No hay consejos mágicos, ni amuletos infalibles. Se trata de vivir y luchas por apreciarla y apreciarnos. En caso de dificultades emocionales, se tiene la ayuda de profesionales que pueden secundarnos en este camino hacia el equilibrio emocional.

Alimentación equilibrada y bienestar emocional

Ya lo hemos resaltado varias veces. En este camino hacia la estabilidad interna, una alimentación equilibrada es clave. Proporciona  bienestar en las diferentes etapas de la vida, y, por el contrario, cuando existe una mala alimentación, se puede producir una inflamación de baja intensidad, que supone el punto de partida de muchas enfermedades.

Lo más aconsejable es respetar los horarios del cuerpo, levantarse y acostarse temprano, comer cinco veces al día y hacer ejercicio de forma regular y frecuente.  Cuidar la forma en la que comemos es esencial para el equilibrio personal.

 

 

alimentacion_equilibrada_sueño_reparador

Día Mundial del Sueño: La alimentación equilibrada también influye en nuestro descanso

Celebramos un año más el Día Mundial del Sueño. Una fecha que tiene como objetivo concienciar a la población acerca de la importancia de un buen descanso a diario, ya que aporta innumerables beneficios.

A su vez, si dormimos mal, este hecho puede acabar afectando a nuestra dieta y perjudicar la salud. Por eso es tan importante una correcta alimentación, ya que puede determinar la calidad de nuestro sueño nocturno. Así lo han puesto de manifiesto las más recientes investigaciones al respecto. Unos estudios que indican que una dieta equilibrada y hábitos saludables ayudan a mejorar nuestro descanso, que es de mejor calidad y mayor duración.

«Día Mundial del Sueño: La alimentación equilibrada también influye en nuestro descanso»

 

Se trata de seguir unas pautas como apostar por una dieta rica en proteínas y fibra y baja en grasas saturadas y en azúcares. Hay que tener en cuenta que no sólo influye la comida previa al descanso, la cena, sino la dieta diaria, pues lo comido a lo largo del día influye también nuestro sueño por la noche.

Por tanto, llevar una dieta sana de forma regular puede ser la clave para dormir bien cada noche. A ello hay que sumar otros factores que contribuyen como las bebidas alcohólicas, la cafeína, los platos con picante,

5 consejos de alimentación saludable para conseguir un sueño reparador

 

1. Evitar tomar alcohol y fumar durante las 4 horas previas al momento de acostarse.

 

2. Eliminar la ingesta de cafeína unas 6 horas antes de acostarse. Esta recomendación incluye café, refrescos de cola, chocolate o té.

 

3. No tomar comidas picantes, ni abundantes cantidades en la cena. Tampoco consumir y con mucho azúcar unas 4 horas antes de acostarse.

 

4. Llevar unos horarios regulares de comida dejando descansar al estómago un par de horas antes de acostarse.

 

5.  Apostar por alimentos ligeros pero saciantes. Así, es mejor no incluir grandes cantidades de hidratos de carbono como la pasta en la cena.

 

Otros consejos que se unen a una buena alimentación para tener un sueño reparador pueden ser:

 

Intentar que las siesta no dure más de 45 minutos, pues con 30 minutos es suficiente para obtener beneficios.

 

Realizar ejercicio con regularidad, pero nunca antes de ir a dormir.

 

Dormir en una cama confortable, para ello, lo aconsejable es renovar el colchón y la almohada periódicamente.

 

Utilizar una temperatura adecuada para dormir y mantener la habitación ventilada.

 

Eliminar al máximo el ruido y la luz de la habitación donde se duerme.

 

Utilizar la habitación sólo para el sueño, pero no emplear el espacio para trabajar, recrearse u otras actividades.

recetas detox

¿Qué son las recetas detox? ¿Ayudan a adelgazar los líquidos?

Las recetas detox está muy en boga ahora, ya que se han puesto de moda por algunas celebrities del mundo del cine, la moda, etc. Pero ¿qué es exactamente esta tendencia? ¿Es recomendable para bajar peso o eliminar toxinas? Se trata de apoyarse en líquidos, como zumos naturales y combinados con verduras, para depurar el organismo.

En primer lugar, cabe destacar que, como en todo lo que emprendamos para mantener nuestro peso o bajar alguno de esos kilos que deseamos, lo más indicado, siempre, es tener una dieta equilibrada, un estilo de vida saludable, que es la mejor garantía. Más ayuda si nos apoyamos en nuestro médico nutricionista de confianza, que nos asesorará de forma personalizada sobre lo que nos conviene, tanto con los alimentos como con las bebidas y recetas basadas en zumos y licuados naturales.

«Las recetas detox está muy en boga ahora, ya que se han puesto de moda, pero hay que ponerse en manos de expertos para una verdadera dieta equilibrada»

A partir de ahí, podemos analizar qué aportan recetas que nos llaman la atención, como puede ser el denominado estilo “detox”. ¿de qué se trata o en qué se basan las recetas detox? Pues básicamente en los zumos naturales que conocemos de toda la vida, así como en licuados que combinan también verduras. Ayudan a depurar el organismo después de excesos de comida o bajar la acumulación de líquidos y toxinas.

Tomarlos de por sí no tendría mayor inconveniente, ya que aportan valiosos nutrientes y tiene un efecto positivo, el de apostar por alimentos no grasos, que nos ayudan a cambiar nuestros hábitos alimenticios. Sn embargo, hay que tener en cuenta que no es recomendable seguir la tendencia de alimentarse durante unos días sólo a base de este tipo de zumos y licuados ‘detox’. La dieta equilibrada, ejercicio moderado y un aporte de nutrientes balanceado es lo que nos hará realmente conseguir nuestros objetivos y no tener efectos rebotes. Se trata de aprender a tener un estilo de vida, un aspecto que la ayuda de los expertos en nutrición tienen mucho que aportar, especialmente ante este tipo de modas. Por tanto, detox, sí, pero incorporados a una alimentación variada y saludable.

recetas detox: Sí a lo saludable, pero con cabeza

Adelgazar con la ayuda de bebidas líquidas naturales no porque esté de moda es lo que tenemos que hacer sin sentido común y pautas claras. Resaltando siempre estos puntos, por su puesto que estos zumos y licuados son saludables, ya que nos ayudan a regulan la digestión, el azúcar o la retención de líquidos, y también pueden tener un efecto saciante.

psiconutricion

¿Qué es la psiconutrición?

¿Qué es la psiconutrición?

La persona que acude a una consulta de nutrición suele relacionar ésta únicamente con su peso, pero los médicos nutricionistas debemos hacer un abordaje integral.

Por un lado es necesario valorar el aspecto médico. Para ello, hay que conocer el estado del paciente, hacer un historial y un cuestionario de su estado actual y siempre informarnos sobre el motivo de la consulta.

Además de todo esto, es muy importante analizar el estado intestinal. Debido al estrés, a una toma de antibióticos, a una inadecuada alimentación, entre otros motivos, es probable que haya una seria alteración de la flora intestinal. Si este problema no se ha tratado, el intestino se vuelve hiperpermeable, lo que significa que por sus paredes se filtran más sustancias de las debidas, lo que supondrá un abanico muy amplio de trastornos en todos los ámbitos (piel, articulaciones, mucosas, problemas respiratorios, etc.).

Es necesario estudiar el intestino y poner en marcha los recursos necesarios para tratar el problema, del mismo modo que es importante también realizar un estudio minucioso de la analítica de la persona que acude a consulta para detectar múltiples alteraciones que, a menudo, pasan inadvertidas. Con todo ello, se sugerirá macro y micronutrición, lo que contribuye a una gran mejoría de cada caso.

  • La macronutrición, para que la persona sepa y entienda por qué todos los Macronutrientes (proteinas, hidratos de carbono y grasas) son imprescindibles y sepa cómo, cuándo y en qué cantidad son necesarios.
  • La micronutrición (vitaminas, minerales, oligoelementos, pre y probióticos,) que suplementen todas las carencias que se dan hoy en día.

¿Qué es la psiconutrición?

Otro tema fundamental es el estado emocional de la persona. Sabemos que el comer genera frecuentemente una sensación de bienestar. Comemos movidos por múltiples emociones: el aburrimiento, la rabia, la ansiedad, la ira, la tristeza, el estrés o la alegría, entre otros, condicionan la forma de comer.

Cuando comemos hidratos de carbono, o sea, alimentos dulces o pan, cereales, etc, éstos nos producen una sensación de bienestar que nos durará una hora y media y, al cabo de ese tiempo, si no somos consciente de ello, nuestro organismo de nuevo nos «pedirá» más dulce.

Esta respuesta a nuestras emociones se convierte en un automatismo que repetimos una y otra vez, contribuye a un aumento de peso y repercute de nuevo en las emociones negativas, y de nuevo comienza el ciclo: «Me siento mal y como, y después me siento mal por haber comido». Esto además suele producir una sensación de culpabilidad que incrementa la angustia, la ansiedad y la frustración.

¿Una persona sola puede solucionar este problema? 

La respuesta es no. Es necesario acudir a un profesional que tenga en cuenta todos estos parámetros y que explique qué significa una dieta equilibrada: una dieta en la que no se pasa hambre, en la que se entiende por qué hay que comer de una determinada manera, cómo nuestra forma de comer influye en el sistema hormonal y nos permite encontrarnos mucho mejor y disminuye la inflamación silenciosa que se produce a diario por una comida inadecuada.

Esta inflamación a corto o medio plazo nos hace enfermar de múltiples formas. Puede aparecer un aumento de colesterol, una diabetes, una enfermedad cardiovascular, articular, un bajo peso, obesidad, alteraciones del tiroides, alergias, enfermedades autoinmunes, etc.

Del mismo modo, es conveniente la ayuda para detectar cuáles son los motivos que conducen a un atracón, a comer cualquier cosa a cualquier hora, a no comer, que permita reconocer el problema que existe alrededor de la forma de alimentarse.

Si no se detecta cuál es el problema, es imposible que la persona pueda regularse y pueda poner en marcha otros recursos que le harán sentirse bien consigo misma. Esto supone un cambio para toda la vida, lo que asegurará un buen estado de salud física y emocional.

Ana Garbizu, Médica Nutricionista