¿Cómo volver a una rutina de alimentación saludable tras el verano?

Recuperar una alimentación saludable tras el verano puede conseguirse de forma sencilla y un poco de disciplina.

En la época estival, las vacaciones muchas veces hacen que cojamos algunos kilos de más al saltarnos los horarios y las constancias de nuestro día a día. Así lo reflejan los datos aportados por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad, IMEO, que indican que en estos meses tendemos a engordar de media entre tres y cinco kilos. Es cierto que se tiende a comer menos, pero también peor al haber más salidas y extras.

Para volver a una alimentación saludable, hay una serie de pautas que pueden ayudarnos, sin necesidad de adoptar dietas drásticas no recomendadas. Todo ello, siempre, teniendo en cuenta que no existe ninguna contraindicación ni alergia a algún alimento.

Realizar 5 comidas al día:

Tres de ellas serán las principales y otras dos, tentempiés.

Beber entre 2 litros y 2,5 de agua a diario

Se recomienda beber líquido, pero que sea agua, no refrescos ni bebidas gaseosas. Estar hidratados y paliar la sensación de vacío se puede conseguir si tomamos agua. Se recomienda beber entre 2 litros y 2,5 litros al día.

Incorpora a tu dieta alimentos integrales

Los cereales integrales, como el trigo, la cebada, el arroz, la avena, el centeno, etc. tienen una variedad de nutrientes que ayudan a prevenir la aparición de patología, por eso se recomienda su incorporación en la dieta.

Optar por fruta y verdura

La fruta y la verdura fresca, sin que estén envasadas, es una opción también muy recomendable. Lo más indicado es tomar de 5 a 7 raciones al día.

Comer la fruta con piel

Es una forma de aportar un mayor número de fibra, vitaminas y minerales a nuestro organismo.

Olvidar los zumos envasados

Eliminar de nuestra dieta alimentos precocinados y muy procesados

Optar por cocción y horno. Evitar los fritos y los empanados.

No abusar del azúcar, los endulzantes o aquellos alimentos que los contengan

Elegir el jamón york, pavo o jamón serrano magro, preferentemente en “al corte”, sin envasar.

El pescado unas cuatro veces por semana y legumbres una o dos veces.

Llevar una planificación de las comidas, así como una la lista de la compra para evitar la improvisación.

Comer despacio. Masticar bien los alimentos e intentar no cocinarlos en exceso.

Las bebidas alcohólicas, mejor evitarlas, sino, tomarlas con moderación,

Se recomienda combinar en todas las comidas una proteína, un hidrato de carbono (integral, fruta o verdura) y 1 grasa saludable.

Publicado en Nutricion.