cuerpo alcalino-acido_alcalino

La salud de un cuerpo alcalino ¿Sabes cómo se consigue tenerlo?

Tener un cuerpo alcalino es cuidar más y mejor nuestra salud. Una vez más, los alimentos y una dieta equilibrada desempeñan un gran papel en este sentido.

Te damos una pista, el limón es una clave esencial en este concepto.

Según numerosos estudios, entre los que se encuentran el realizado por el Instituto de Bioenergía Humana (BHU, por sus siglas en inglés) de Barcelona, “un cuerpo alcalino es una apuesta por un cuerpo más sano, con las ventajas que eso conlleva a la hora de la prevención. No se trata de tener en nuestras manos el remedio para todo tipo de enfermedades, sino poner todo lo que está de nuestra parte para disfrutar de una buena salud.

En este contexto, disponer de un pH en su nivel óptimo, que es lo que se consigue con un cuerpo más alcalino, juega a nuestro favor.

Ahora, seguro que te preguntas, ¿Qué significa exactamente “un cuerpo más alcalino”? Pues se trata de una expresión que se explica de forma sencilla: Tener un nivel de acidez o alcalinidad equilibrado en nuestro organismo. ¿Y cómo se mide? Pues a través de la sangre con una escala que lo evalúa del 0 al 14. El nivel idóneo se encuentra en torno al 7,4. También se mide en la saliva y en la orina.

Aumento de nivel de acidez o alcalinidad en nuestro organismo

Cuando existe un aumento de nivel de acidez o alcalinidad nuestro organismo se vuelve más “ácido”. Una descompensación ante la que nuestro cuerpo reacciona obteniendo nutrientes de los órganos para compensar así la diferencia. El cuerpo más ácido puede venir de situaciones de estrés, consumo de tabaco y alcohol. contaminación ambiental, una dieta inadecuada, sedentarismo y falta de ejercicio. Por tanto, un cuerpo más ácido es una posible fuente de problemas.

Cuando nuestro cuerpo es más ácido de lo normal se producen consecuencias como la pérdida de vitaminas nutrientes y minerales. En estos casos se puede observar en la en la caída del cabello, la fragilidad de las uñas, un cansancio constante o dolores de cabeza recurrentes.

Es parecido a tener un coche en buenas o malas condiciones. Si un cuerpo está ácido es como s coche oxidado que no puede funcionar correctamente. En cambio, si nuestro organismo es “alcalino” es como si estuviese bien lubricado y puede funcionará correctamente.

Por eso es tan importante mantener siempre un cuerpo más alcalino que ácido, con un nivel de pH que cercano a es 7,4 de nivel indicado.

¿Cómo disfrutar de las ventajas de un cuerpo alcalino?

Como todo en la vida, lo más indicado es tener un equilibrio entre los denominados alimentos alcalinizantes y ácidos. Siempre es mejor el consumo de más alcalinizantes.

Para disfrutar de un cuerpo más alcalino y ayudar a reforzar nuestro bienestar son importantes los siguientes consejos:

  1. Alimentación equilibrada para combatir la acidez

Una vez más, la alimentación tiene un gran peso para equilibrar nuestro pH y nuestra alcalinidad. Cuanto más sana sea, mejor. De esta forma, es mejor tomar con moderación y equilibrio aquellos elementos que aportan acidez a nuestra sangre como son la harina blanca, el azúcar y la sal, los productos lácteos, frituras, carne roja, chocolate con leche. Ojo también con las bebidas, se debe tomar con moderación el alcohol, los zumos envasados, el café, así como los refrescos con gas.

  1. Aumento en tu dieta de alimentos alcalinizantes

Es aconsejable aumentar la frecuencia en nuestra dieta de alimentos como el limón. Aunque parezca contradictorio por su sabor ácido, se trata de una fruta idónea para alcalinizar nuestro organismo. ¿Por qué? Porque cundo llega al estómago, comienza un proceso que combaten la acidez. Por ese motivo, es tan importante tomar un vaso de agua tibia con limón cada mañana en ayunas.

Otros alimentos alcalinizantes que se deben tomar con mayor frecuencia son: Aguacate, tomate, coles de Bruselas, espinacas, calabaza, cebolla, ajo, pepino, almendras crudas o jengibre, bicarbonato de sodio, té verde, diente de león, entre otros.

  1. Equilibrio emocional y control del estrés:

Cuando atravesamos largos periodos de estrés o ansiedad ese nivel de acidez en nuestro cuerpo puede dispararse. Por eso, es tan importante mantener nuestro equilibrio emocional, no perder el control para que nuestra salud no se resienta.

Aprende a vencer las tensiones del trabajo, los malos momentos emocionales y la presión. Piensa siempre que lo más importante en la vida es tu salud. La felicidad y el bienestar dependen de ello.

  1. Ejercicio, fuera el sedentarismo

Hace un poco de ejercicio cada día, dentro de nuestras posibilidades y acorde a nuestro estado físico, es una forma idónea de eliminar toxinas. Con el ejercicio aportamos oxígeno y nutrientes a nuestra sangre.

 

Publicado en habitos saludables y etiquetado , , , .