mochilas saludables

Mochilas saludables para el nuevo curso, una buena pauta en nutrición infantil

Las mochilas saludables para el nuevo curso son una buena pauta en nutrición infantil.

La doctora y health coach Ana Garbizu, médico internista especializada en nutrición recuerda la importancia de cuidar también los tentempiés y las meriendas de los escolares. Una recomendación que coincide con la vuelta al cole.

En este sentido, el inicio del curso escolar es una buena oportunidad para preparar mochilas saludables, con alimentos que ayuden a complementar las comidas principales. Todo ello, de forma equilibrada y sencilla.

1. Olvida lo industrial y lo envasado:

Se trata de gestos sencillos, como empezar a pensar en olvidarnos de productos envasados y azucarados. Lo mejor, eliminar o reducir al máximo las opciones asociadas a bollería industrial. También zumos envasados, galletas, barritas de cereales y todos los productos en los que existan excesos de grasa.

2. Apuesta por lo fresco y los colores naturales:

Más rápido, saludable y refrescante que una buena pieza de fruta no hay nada. El mejor aliado de una mochila escolar. Hay una amplia variedad para poder cambiar y hacer divertido el recreo o la merienda. Plátanos, manzanas, mandarinas, peras, higos, cerezas, melocotones, fresas, arándanos, etc. Es más, se pueden acompañar algunas piezas con cucharillas de plástico para aumentar las posibilidades a otras frutas como son los kiwis. Esto acompañado de unas lonchas de jamón de York, serrano, pavo o lomo.

3. Prueba nuevas combinaciones:

Pasas, nueces, avellanas, queso, vegetales como zanahorias o tomates pequeños son también buenas opciones para las mochilas, en vez de seleccionar bollería industrial. Muchas veces es cuestión de ir más allá de las ideas asociadas al desayuno y la merienda típica y recuperar gestos de nuestra dieta mediterránea que son más nutritivos y aportan más valor a la dieta diaria de los más pequeños.

4. El pan, un firme aliado de base:

Mejor que los bollos excesivamente azucarados, es preferible recuperar las meriendas de toda la vida, que se basaban en el pan como una pieza esencial. Eso sí, mejor el que se hace a diario, con procesos e ingredientes naturales, no envasados ni de molde. Aquellos que se elaboran en una buena panadería de barrio y que se alejan de aditivos adicionales son idóneos para un buen bocadillo. La opción integral, de centeno también es recomendable. Dentro, se puede acompañar con un buen aceite de oliva y los ingredientes que más gusten.

5. Programarse con antelación siempre ayuda:

Tener en casa alimentos saludables, pensar y planificar qué vamos a incluir en la mochila de los niños a lo largo de la semana ayuda a conseguir nuestros fines, un tentempié saludable. Podemos tener pan congelado, frutos secos variados, atún, vegetales y frutas para toda la semana. Es cuestión de organizarse y no caer en la rápida tentación de recurrir a la bollería.

También es una buena forma de analizar lo que el escolar comerá y cenará con el fin de proporcionarles una alimentación equilibrada y con todos los nutrientes necesarios.

«Las mochilas saludables para el nuevo curso son una buena pauta en nutrición infantil»

Publicado en Nutricion infantil y etiquetado , .