no desperdiciar comida-medico-nutricionista-ana-garbizu

Pautas para no desperdiciar comida ni tirar alimentos

Cómo no desperdiciar comida ni tirar alimentos ha sido el centro de un análisis por parte de profesionales y periodistas. La médico nutricionista, Ana Garbizu, ha participado recientemente en este debate de televisión de ETBC. Se trata de un programa en el plato de ‘SIML’ para hablar de la calidad de los alimentos y de la cantidad de comida que se desperdicia pudiendo ser ingerida. Bajo el título ¿Cuánta comida, que podría ser ingerida, se tira a la basura?

Este canal analiza al detalle este tema. Por ejemplo, se abordan noticias relacionadas como que las grandes superficies de Francia no podrán tirar comida y así se les prohibirá por ley. También se informa de actuaciones ejemplares por parte de la ciudadanía para aprovechar los alimentos. En este sentido, el equipo del programa se desplaza a una localidad donde se ha colocado una nevera colectiva para que la gente que lo necesita lo utilice.

Asimismo, se hace un repaso de las acciones que llevan a cabo tanto tiendas, como restaurantes y supermercados para dar salida a la comida que sobra. Todo ello como gesto de que algo está cambiando ya y que se actúa en este sentido. A pesar de ello, aún hay datos que muestran la importancia de concienciar sobre la cantidad de alimentos que se tiran.

Respecto a las cifras, desde el programa se analizó cómo las actitudes individuales hacen que se acaben contando toneladas de basura de comida que podría haberse empleado.

No desperdiciar comida tendría que ser la prioridad en los países europeos

Entre los datos, se destacó por ejemplo, que “como consumidores compramos mucha más comida de la que luego comemos”. Cada año se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Esto representa un tercio de la producción mundial. En Europa esa cifra es de 89 millones de toneladas anuales. En España, cada año se desperdician 7,7 millones de toneladas de comestibles. Es más, es el sexto país que más comida desecha. Alemania, Francia, Polonia e Italia son los que encabezan esta lista. Más de la mitad de todos los desperdicios que se generan en el planeta ocurren en el mundo desarrollado. Es de alrededor del 56%.

A escala individual, se calcula que cada hogar tira un kilo y medio de comestible a la semana. Casi la mitad de lo que se desecha son frutas y verduras. El 17% es carne y pescado. De todo lo que desperdiciamos, sólo el 5% se genera en la fase de distribución. El resto, más del 40%, recae en el consumidor.

Para Ana Garbizu, se podrían evitar que acaben en la basura muchos alimentos en buen estado si modificamos algunas rutinas de compra y se planifica. Se estima que, en grandes ciudades, se podría ahorrar hasta 3.000 euros al año por familia, cambiando nuestros hábitos de consumos. Otro aspecto importante, tal como indica la médico nutricionista es saber cómo tenemos que colocar esos productos el frigorífico con el fin de mejorar su conservación. El objetivo es evitar tener que tirar comida.

En muchas ocasiones, se desperdicia comida sin necesidad porque no se ha realizado una planificación previa. Por esta y otras razones, los expertos nutricionistas dan una serie de recomendaciones para nuestra orientación:

  1. Organización: Planificarnos bien a la hora de comprar es importante porque nos dará una idea de lo que es necesario y lo que no una vez en la tienda o supermercado. Hacer un planning semanal es de gran ayuda. Ir siempre con la lista de compra hecha nos orientará sobre lo que hace falta para esos días y así evitar que los productos acaben en la basura, tanto porque se han comprado por impulso o porque no hay tiempo para consumirlos.
  1. Intentar hacer la compra siempre con el estómago lleno:Se trata de una fórmula que nos ayudará a adquirir lo que realmente necesitamos. Cuando realizamos la compra con hambre puede que se adquieran alimentos que al final no se consuman o se haga de forma inadecuada.
  1. Espacios bien diferenciados en el frigorífico:Tener el frigorífico organizado y todo a mano en orden de preferencia para su consumo también es importante. Hay que usar bien los espacios diferenciados para las distintas clases de alimentos. Así se evitará el contacto entre ellos para que no se transmitan olores y sabores de unos a otros. También se aprovechará la temperatura su conservación. Si la comida no se estropea, es reutilizable y evitamos tener que tirarla. Por tanto, mejor no comprar cantidades muy grandes de alimentos que se echan a perder enseguida. Es importante saber que hay alimentos que es mejor no meter en el frigorífico como los tomates o los plátanos.
  1. Consumir productos de temporada, de cosecha cercana o local. Lo cercano a nosotros es de cosecha local, de la pesca de la zona.
  1. No guiarnos por la estética, sino por lo fresco y natural.
Publicado en Sin categoría y etiquetado .